sábado, 31 de mayo de 2014

DIA 6: N-120 MAD MAX 4

Etapa 6: VILLAFRANCA DEL BIERZO – ASTORGA  100 KM
Salida 08:00
Llegada: 17:00
Acumulado: 394 Km

Hoy amigos va de cine. Esto es como cuando uno va a ver una película que está super anunciada y con fama de que es cojonuda. Tantas expectativas, tanta expectación que cuando la ves…chof…  descubres que no es para tanto. Y al revés, a veces vas al cine sin tener ni idea de la película y te llevas un sorpresón.
Pues eso es más o menos lo que nos pasó hoy: UN PUTADÓN.
O sea, vas a una etapa facilita, sobre la que no tienes muchas expectativas y cuando estás en la pomada, te quedas más desconcertado que Adán el día de la madre.
Empezamos muy, muy temprano, con el alba. El chaval cada día se levanta más temprano. Yo, que estaba con mis huesos calentitos en la sala de la calefacción, no lo recibí con demasiada alegría.

¿Dónde está Tato?
Ganador de ayer, Andrés y sus chavales.
Preparación de material, ajustes mañaneros varios y a la carretera.
El primer rato fue encantador. Esa sensación del sol apareciendo y calentándonos hierros y piernas es fantástica. Una gozada. Sólo por esto cunde el viaje.

Al principio una carretera preciosa.
Pero amiguitos, a partir de Ponferrada comenzó la  cuarta secuela de la película Mad Max. Y es que entramos en una carretera solitaria, sinuosa, mal asfaltada y sin bicho viviente.
Mención aparte el calor que hizo. Y es que a partir de las 12 la grasilla de los piñones se me empezó a escurrir por el cuadro como gotillas de sudor. Y Adolfo no iba mucho mejor. Yo lo veía cada vez de un color: primero morado de la falta de aire, luego rojo del calor, después amarillo del hipermetabolismo de su hígado y luego pálido de la deshidratación que llevaba encima.
Y es que pasaban los kilómetros y ni una casa. Todo solitario.

La carretera estaba para plantarle unas lechugas.
 Más kilómetros y venga a subir, venga más calor, venga a morirse de sed.
 El alto del Manzanal es como una película de terror. Y no lo digo en sentido metafórico. Está llena de túneles abandonados  sin luz (la gente circula por la N-VI) y llena de actividades de interés. Entre ellas:
  1. Gozar dejándote una rueda en un super bache.
  2. Escapar  de  una bandada de murciélagos  volando como locos hacia ti.
  3. Encontrarte un coche abandonado en la cuneta con un extraño cuerpo descompuesto dentro???
Uno de lo pocos túneles con luz, que nos evitaba sorpresas.

Hicimos 30 kilómetros en cuatro horas. La carretera del infierno.
Y eso que Adolfo al salir me dijo que había pensado toda la noche en la etapa y que escapábamos de la subida chunga del Alto de la Cruz gracias a ir por la N-120.
 Si es que ya lo digo yo muchas veces, este chaval  tiene el  cerebro comunicado con el culo. Cada vez que piensa la caga.
Llegamos a Astorga derrengaditos, sin aliento.
Eso sí, un litro de Aquarius para él y un buen engrase para mí.
Hoy hemos decidido hacer una siesta reenganche con la noche. No podemos más. La etapita fue de “Terminator”.

Así que amiguitos/a ya sabéis… mañana más…



viernes, 30 de mayo de 2014

DIA 5: TERREMOTO EN TRIACASTELA

Etapa 5: SARRIA – VILLAFRANCA DEL BIERZO  78 KM
Salida 08:00
Llegada: 17:00
Acumulado: 294 Km
Hoy he tenido el primer cabreo con Adolfo. No está mal, al quinto día. Y el mosqueo tuvo mucho que ver con el perfil de la etapita, que se las traía.
La partida fue como siempre. 
El niño me saludó (no tenía buena cara, se le notaba falta de sueño), colocó las alforjas, ató las cinchas, ajustó cambios y empezó a dar candela, que es lo que a mis fríos hierros le apetece hacer a las 8 de la mañana a 7 grados de temperatura.

Es cierto que yo iba bastante atrancada, no digo que no, pero poco a poco me encontré más desentumecida. Pasamos Samos y.... a por Triacastela. La rutita preciosa pero rompepiernas. 


¿Dondé está Tato?
Ganadora de ayer, Esther P., que tiene un ojo.

Yo no es que estuviera para echar cohetes, pero notaba a Adolfo apagado, lento, atrancado, con poca intensidad. La verdad parecía que dábamos una pedalada para adelante y dos para atrás.
Paraba la bici. Bajaba. Me miraba las ruedas, los cambios, exclamaba alguna maldición y volvía a montar para agonizar en el sillín. Al rato la misma rutina. Bajaba. Me miraba las ruedas, los cambios, exclamaba alguna maldición y volvía a montar para agonizar en el sillín.
Pues nada amigo, hora y media para hacer 15 kilómetros.
Así hasta que avistamos Triacastela.
Y ahora llega el mosqueo.
En una de estas bajadas y revisiones a mis ruedas, va y me suelta:
  • A ver Babiequiña mujer, que parece que llevas velcro en las ruedas coño.

Que os parece. Mis hierros se estremecieron como si hubiese un terremoto en Triacastela. Resulta que yo soy la culpable de que el tío no vaya ni de culo. La leche.  Desde luego un velocípedo tiene que tragar…

Aquí, en una de las múltiples paradas para ver si tenía pegamento en las ruedas.
Hicimos una paradita en Triacastela y ya con menos humos empezamos a subir. Ji, ji, ji…
Y ahora empieza lo bueno. Nada más partir me dice el bicho:
  • Mira Babieca 29 Km a Piedrafita, así que serán 35 km a O cerebreiro.

7% de pendiente primer km. 7% de pendiente segundo km. 7% de pendiente tercer km…y así kilómetros y kilómetros. Atrancado iba el chaval…je, je, je…

El Adolfo al 7%.
Llevábamos una hora y media subiendo y de repente vemos un cartel que pone:
Piedrafita a 25 Km.
La leche. 4 kilómetros en hora y media. Y ahora pensé:
  •  ¿Quién lleva plomo en los calzoncillos capullo?

Las cosas no podían ir peor.
Seguimos lentamente (agonizántemente diría yo) y cuándo llevábamos no sé cuántas horas de subida, pensando que íbamos a tener que pasar la noche al raso montañés,  aparecen las primeras casitas y un  cartel que pone “O CEBREIRO”.


Será animal el tío. No saber qué O Cebreiro está antes que Pedafrita. 
Nos dio la vida. 
Cocido, vino y cafecito para él. 
Hinchada de ruedas, ajuste de frenos y engrasado para mí. De maravilla.
La bajada a Villafranca fue espectacular. 28 Km en una hora. Qué gozada. Por momentos pensé que me desintegraba.
Un alberguito precioso y un baño de sol hicieron las delicias de la tarde.
Albergazo
Ahora ya estamos instalados. Yo aquí, al lado del depósito de la calefacción, que buena noche.
Y el Adolfo destrozado lleva en la piltra dos horas.
Casi no me había dado cuenta, pero hemos dejado Galicia. 
Que morriña. Pero es que nos pasan tantas que cosas que no me da tiempo a la nostalgia. 
Mejor. 
Porque ya sabéis. 
CADA DÍA UNA AVENTURA.

Adolfo y yo recién reconciliados. Soy una santa.

jueves, 29 de mayo de 2014

DIA 4: MOJADOS INTENSIVOS

Etapa 4: PALAS DE REIS – SARRIA  55 KM
Salida 09:00
Llegada: 14:00
Acumulado: 216 Km

Pues el título ya lo dice todo. “Mojaitos” desde el minuto cero. Venga a caer agua, venga a llover. Si parecíamos los protagonistas de lo imposible.
Encima hoy tuvimos una noche movidita. Resulta que andaba yo de ligue con mis bicicletas pijas, cuando  a eso de las tres de la mañana empezó a sonar una alarma de teléfono móvil que parecía la sirena de los bomberos de Nueva York. Luces encendidas, gente gritando, chinos descalzos buscando de donde venia el ruido y…….y el Adolfo con la almohada en la cabeza, esperando que el dueño de la alarma dejara de hacer el mono. Claro que eso seria, si el mono de la alarma no fuera Adolfo...nos os voy a contar como acabo la historia, pero yo me vi con un pie fuera del albergue.

Aquí yo, de fiesta por la noche
Nochecita toledana, ya os digo.

... el Adolfo tras esconderse en el baño, escapando de los chinos...
Nocturnidades a parte, estamos de enhorabuena. Mis problemas en los tubulares se van solucionando. Y los dolores del Adolfo en sus tendones rodilleros parecen que van remitiendo.
Ahora tengo otro problema. Oxidadita me voy a quedar con tanta agua que me cae. Ya le he dicho al neno que me compre Minio de plomo para la corrosión. Porque a ver cómo me va quedar el palmito después del viaje sino me lo cuido.
Mira el jodio como se hincha de antiinflamatorios para las rodillas. Pues yo minio para lo mío, o que va a ser esto.
El caso es que hoy fuimos despacito, que la lluvia nos echaba para atrás.

Aquí empapada. Por cierto, tenemos un nuevo concurso: ¿donde está el payaso Tato en la foto?

Portomarín  precioso, llenito de peregrinos estaba. Y que carreteras tan chulas.
La subida a Paradela apretó, pero la bajadita a Sarria nos hizo recordar los tiempos en los que teníamos veinte años.
Y llegamos a Sarria. Que ambientazo. Chinos, coreanos, americanos, andaluces y vacas. En eso se resume la fauna de la zona.
Así que aparcamos en un alberguito de 8 € la noche y a descansar.
Unas lentejitas con una botella de Faustino VII (ya empezamos), una siestecita y una botella de licor café con la señora María, la dueña del albergue.
Parece, de todas formas, que se ha metido en la cama, que mañana nos espera un etapon a O Cerebreiro. A ver qué pasa…







miércoles, 28 de mayo de 2014

DIA 3: CUIDADOS INTENSIVOS

Etapa 3. Arzua – Palas de Reis 28 KM
Salida 10:00
Llagada: 14:00
Acumulado: 159 Km

Pasé una noche rara. Estaba preocupada por los dos pinchazos del día anterior. Menudo gatillazo que no me dio a 6 Km de llegar a Arzua.
Y tampoco Adolfo me tenía muy tranquila. Esa cojera en la pierna izquierda me dejó mosca. No sé, no sé, no las tenía yo todas conmigo con este elemento. A ver si así jodidos como estamos los dos,  le da por pegarnos otro etapón de 80 km…
Hasta que me apareció  por la mañana sonriente y me dijo:
  •  "Que… Babiequiña, imos vellos eh… Hoy tranqui, vamos a ir amodiño"

Y me agarró por las penrreras y me quita las puñeteras pedaletas que tanta lata nos estaban dando a los dos estos días.
Y es que Adolfo, no es precisamente Induráin en la bicicleta. Yo más bien creo que es un John Wayne de Mos, así con su  bicicletear paleto y abierto de piernas. Y parece que lo de las pedaletas, con estas maneras chosqueras que tiene, le estaban matando los tendones.
Así que ya sin trapalladas empezamos la andadura.
Que frio, que lluvia, que camiones, que ruta puñetera… Hasta Melide que él se tomo un café y yo un descanso.


 Voy con poco gas y con las ruedillas bajo presión. Y el amigo flojito, flojito. Y menos mal. Así los dos tranquilitos mucho mejor. Hoy cuidados intensivos. Por lo que pueda venir...
La verdad es que de ahí a Palas fue un paseo. Y sorpresivamente, la cabeza pudo al corazón y paramos. Increíble. En treinta años, es la primera vez que lo veo pensar. O eso, o es que los tendones piensan por él. Todo puede ser.


Luego ducha, arroz con lomitos de ternera  y siesta de tres horas.
Qué alivio de tarde.
Ahora ya se piró a la piltra. Parece que se está acostumbrando al horario peregrino.
Y yo encantada  con unas bicicletas jovencitas aquí al lado. Joder, con un poco de suerte esta noche hay plan…



martes, 27 de mayo de 2014

DIA 2: ANDAMOS ESCARALLADOS

Etapa 2: Valga – Arzua  71 KM
Salida 9:00
Llagada: 18:00
Acumulado: 131 Km
Menuda etapita. De esas durillas que nos encontraremos a decenas más adelante. Pero hoy como fue la primera la llevamos mal los dos.
La verdad es que pasé  una mala noche de carallo. Tenía las ruedas “desajustadas”  del primer día por asfalto después de tanto tiempo (el Adolfo no me saca de paseo desde hace meses). Así me fue hoy.
El jefe tampoco salió muy fino. Tenía por la mañana los tendones como dos melones.
Salimos tempranito de Valga, con prudencia, que los excesos de ayer nos dejaron resaca hoy.
Y el amigo se porto. Nada más llegar a Padrón me llevo a un taller de bicicletas. Que buen rollo. Aunque el viejo que lo regentaba estuvo  un poco faltón. Transcribo su conversación nada más llegar:
Viejo: Y esa joya del Paleolítico.
Adolfo: Menuda pieza, eh. Es buena amigo.
Viejo: Hombre, buena también era mi abuela y está en el cementerio.
Me quedé con lo de que soy una joya.
Eso sí, me dejo nikelada.

¿Donde está Wally?

Hasta Santiago fuimos estupendamente  y  allí aprovechamos para repostar.
 Los de la capital son un poco pijos y unos seguratas nos sacaron a patadas de un súper centro comercial cuando nos vieron entrar con estas pintas. Bueno, luego lo arreglaron y nos pidieron disculpas.
Eh, que una vieja pero con dignidad. Yo creo que nos querían largar pero no por mí, sino que por las pintas del Adolfo, que parece un hippie.
Eso si, Santiago estaba precioso.


La parte final fue la peor. Lluvia, viento, charcos, camiones  y los dos jodidos. El neno con un dolor de rodillas del demonio. Y yo escarallada. Se veía venir. Al final pinché a 7 kilometros de Arzua por duplicado

Aquí me tenéis, abierta de piernas

Es que llegue malladiña.
Ahora estamos descansando en un albergue de los más fashion. Tengo aquí al lado unas bicicletas de 3000 euros a mi lado que me miran raro.
Esto nos pasa por meternos en sitios pijos. 
No sé cómo le irá al Adolfo por ahí arriba. Seguro que ya está durmiendo. Cuando se despidió de mi iba roto.
Bueno pues nada más. Mañana más lluvia, viento y…aventuras…


lunes, 26 de mayo de 2014

DÍA 1: COMIENZA LA AVENTURA ( o en donde me he metido)

DÍA 1: LUNES 26 DE MAYO DEL 2014
Etapa 1: Vigo – Valga 60 KM
Salida 14:30
Llagada: 20:00

Hoy no era día de madrugones. La una de la tarde es buena hora para levantarse, tomarse un bocata en el Carballo, engrasar la Babieca y partir.
Se de buena tinta que el Adolfo no ha pegado ojo por los nervios en toda la noche. Vamos, como si fuera para tanto. A fin de cuentas la que se va puliendo y desgastando por el camino soy yo. El se irá poniendo en forma y durmiendo en albergues.
Bueno no me voy a quejar. Me ha prometido que mañana me va a parar en el Decatlon de Santiago para ponerme guapa.
Bueno pues no me enrollo. A eso de las 14:30 y después de mucho mirar y mirar a la Ronda partimos. Buen día para los pedales.
Pero el muchacho iba atrancado. Bueno normal,  es el primer día y las piernas pesan. Eso y la adolfada de comer un bocadillo y tirar todo el día… Imaginaros el pajarón que  no se cogió.
Pero llegamos, sanos y salvos.


Plato de arroz con arroz y a la piltra, que mañana toca horario peregrino.
Bueno, yo con el reposo de la noche, creo que hemos hecho lo más difícil. Salir. Dejar tantas  y tantas cosas atrás.
Creo que en eso consiste el viaje. En dejar atrás cosas preciosas y hacer hueco a las nuevas que vendrán.
Con esa sensación me voy a dormir.

Hasta mañana 


domingo, 25 de mayo de 2014

AHORA SÍ QUE ESTOY PREPARADA!

Ayer tarde estaba yo en la habitación donde Adolfo me dejó ya hace días, con todo el petate preparado ya para partir, planeando la gran aventura a la que voy a llevarlo (porque no os confudáis, soy yo la que se lleva a Adolfo por ahí, no él a mi...). Me costó un poco convencerle, días y días estuve hablándole en sueños, describiéndole las nebulosas montañas con sus picos nevados, los infinitos desiertos con sus brillantes estrellas. Todo eso que él, sin saberlo, echaba de menos. Vamos, igualito que Bilbo Bolsón, ya sabéis. Sólo necesitaba un empujoncito.

Total, como os decía, que meditaba yo ayer en varias cosas, cuando en esto que me sacaron a la calle. Al principio se me hizo un nudo en el estómago: pensé que ya era el momento de partir, y me pilló así un poco traspuesta. Pero luego vi a un montón de gente y a mi querido Adolfo tan orgulloso de mi, enseñando mis virtudes a diestro y siniestro: mi ligereza, mis líneas elegantes, mis fantásticos accesorios... Me di cuenta de que aún no era el momento, que era una fiesta de despedida. Vi a niñas y niños, bebés, comidas y bebidas, hombres y mujeres. Vi que todos rodeaban a Adolfo preguntándole esto y lo otro, y vi a mi Adolfiño muy contento, la verdad.




Por eso quería escribiros a todos, para daros las gracias, porque la cierto es que estábamos un poco "desacougados", Adolfo y yo, con esto de la superaventura. La verdad es que casi, casi estábamos a punto de echarnos atrás. Pero vuestra visita de ayer nos dio el empujón que nos faltaba.

Así que ahora sí que estamos preparados!!





También tengo que confesar que ahora, con esas preciosas cintas de los deseos, me siento mucho mejor. No soy presumida, ya me véis, me conformo con cualquier cosa. Es sólo que, como a cualquier mujer, me gusta tener algo diferente, un pequeño detalle que demuestre lo especial que soy.




Pues eso, Gracias! Y ya os contaré!

A EXTRAORDINARIA DESPEDIDA DE IBN BATUTA

Os  deixo hoxe a historia doutro Adolfo do século XIV, o infatigable Ibn Batuta, narrada de forma fantástica por dous amigos da causa aventureira...


Se ben é case un descoñecido para os occidentais, podería decirse que Ibn Batuta foi o Marco Polo do mundo musulmán. E a casualidade quixo que Ibn Batuta saíse da súa casa en dirección á Meca xusto un ano despois da morte de Marco Polo, coma se decidise substituir a ese outro infatigable viaxeiro cristián.

Foi así que certo día de 1325 este xove de 20 anos abandonou a cidade marroquiana de Tánxer con intención de cumprir o mandato musulmán de visitar a Meca alomenos unha vez na vida. Era moi probablemente a primeira ocasión na que deixaba a súa casa. Viaxaba sen apenas recursos económicos nin fortuna persoal. A única axuda coa que contaba era a rede de hospitalidade que existía entre os musulmáns para axudar os peregrinos de tódolos recunchos do mundo que ían á Meca.

O extraordinario non era sair de peregrinación á Meca, pois miles de musulmáns o facían cada ano nesa época. O extraordinario daquel día era que Ibn Batuta non deixaría de camiñar ata 1354, case trinta anos despois da súa partida, tras visitar todo o mundo musulmán da época, así como as máis remotas rexións de África, Europa e Asia, ata chegar a China. A relixión de Alá atopábase nese século estendida por eses tres continentes.

Infatigable, intelixente, curioso, valente, culto; Ibn Batuta, o gran viaxeiro do século XIV, a época do gran esplendor cultural do Islam, fixo tres longos itinerarios: no primeiro, que durou sete anos, percorreu toda a costa Norte de África, pasando por Exipto, Siria, Palestina, Damasco e Medina, ata chegar á Meca. Algunha teima fixo que non regresase ao seu fogar, tal e como facían todos os peregrinos. En lugar diso fíxose profesor de teoloxía e máis tarde decidiu unirse a unha caravana que facía a viaxe de regreso a casa... pero en dirección contraria. 

E así, no segundo itinerario, percorreu a Ruta da Seda, cruzando os actuais Irak e Irán, chegando ao Kurdistán, pasando tamén por Sudán, Yemen, Zanzíbar e Mombasa, desviándose logo en dirección a Asia por Anatolia (na actual Turquía), Crimea, Astracán, o estado hindú de Kelara, parando nas Maldivas (ao sur da India), e establecéndose uns anos en Delhi para logo viaxar a Sumatra, Ceilán, Vietnam e Fuxián, na China. Neste segundo periplo tivo varias esposas, concebiu algúns fillos e foi nomeado xuiz, lexislador e embaixador. Tratou con sultáns e emperadores, viviu en palacios, coñeceu xente humilde, visitou os maiores mercados da época, cruzou interminables desertos, sobreviviu a varios naufraxios e asaltos, escapou da guerra, coñeceu varias epidemias de peste e librouse da morte en inumerables ocasións. Todo iso en apenas catorce anos.

En 1349 xa levaba vintecatro anos sen voltar a casa. Foi entón cando debeu sentir saudade do fogar, e decidiu emprender viaxe de regreso. A viaxe de volta levaríalle seis anos: non podía ser doutro xeito tratándose dun temperamento para o cal a millor ruta entre dous puntos é a máis longa. O regreso o fixo por Damasco, Cerdeña, Xibraltar, Ronda, Málaga e Granada. De camiño enterouse da morte do seu pai e da súa nai. Ainda así, escolleu desviarse polo interior do continente africano, en dirección a Mali, visitando Tombuctú e navegando o río Níxer, que el pensaba que era o Nilo. Finalmente, en 1354 chegou a Tánxer, de onde partira case trinta anos antes. Nese intre tiña 50 anos e percorrera máis de 120.000 kilómetros a pe, a cabalo, en carro ou en barco.

Foi alí, en Tánxer, onde un sultán lle pediu que escribise a súa vida. O relato da súa viaxe o coñecemos grazas ao libro 'Ao través do Islam', que foi quen de dictar a un sabio da época.


  
A vida de Ibn Batuta (1304-1369) é unha das máis extraordinarias e abraiantes da súa época, e probablemente de tódalas épocas. É tamén un exemplo de adaptación, de imaxinación, de intelixencia e de superación. Probablemente nin Ibn Batuta fose consciente do que ía facer aquel día de 1325 cando saiu de casa por primeira vez para facer a peregrinación á Meca. Xamais saberemos que pulo lle empurraba a camiñar sempre nalgunha dirección nova. E non parece que a viaxe a tivese programada: máis ben semella que a cada paso que daba improvisaba o seguinte, e que cada problema xurdido era a porta que abría un novo camiño cara adiante.

Ibn Batuta lémbranos que a vida é un resumo de pasos, máis ca unha traxectoria; un camiño cheo de curvas e decisións, máis ca unha liña recta, unha improvisación, máis ca unha programación. Ensínanos que o fogar é un lugar ao que voltar, non tanto o lugar no que permanecer. Lémbranos que a adaptación ao cambio é a chave da supervivencia, e que, polo xeral, en todas partes pode un atopar razóns para vivir feliz, sexa con moito ou sexa con pouco, baixo o Sol ou no medio da treboada, e aínda que o camiño se faga, como el mesmo dicía, ''so, sen compañeiro con cuxa amizade aledarme, e sen caravana á que xuntarme''.

Audentes iuvat fortuna
( la suerte ayuda a los audaces )
Virgilio

Isabel N., profesora de Español.
Eduardo F., profesor de Filosofía.

Acta est fabula .


viernes, 23 de mayo de 2014

ME LLAMAN BABIECA

Crónicas del Cid



E como El Cid, el Adolfo eligióle la más fea e dixo face más de treinta años:
 "Esta será buena bicicleta, e Babieca abrá nombre"
Crónicas Adolfinas




miércoles, 21 de mayo de 2014

SI LA BABIECA HABLARÁ....

Hola soy la Babieca. Muchos ya me conocéis….y sí, no soy una bicicleta cualquiera...




Y aprovechando este blog quiero enseñaros algo, algo que muy pocos sabéis…
Mi historia con Adolfo se remonta a hace más de treinta años. Treinta años de aventuras, de peleas, de pinchazos, de proyectos y de mucho amor.
Sí, ya sé que eso es mucho tiempo para una bicicleta. Mis tuercas, ruedas y lumbares ya chirrian. Sin embargo este viaje me ha devuelto la ilusión.
Os contaré algo que pocos conocéis.
Todos queréis a Adolfo. Adoráis su alegre carácter, su capacidad de aglutinar, de hacer reír y de sentirte importante a su lado.
Sin embargo también pensáis que está un poco tocado, que no acaba de encontrar su sitio, que bebe demasiado y que va dando tumbos por su vida.
Os daré un consejo. No juzguéis jamás a Adolfo. Solo quererlo.
No lo entendéis porque nadie vive como él la vida.
¿Te has preguntado alguna vez con que pasión vives tú tu vida? ¿Cuánto eres de feliz? ¿Vives lo que quieres o a lo que la vida te ha arrastrado?
Las respuestas con Adolfo son muy fáciles.
Su pasión por la vida es increíble. Nadie la siente como él. La disfruta, la saborea y la explota como nadie. Ese es su secreto. Rebelarse a una vida típica, una vida que te arrastra.
Y aquí está el problema. Desde una vida cotidiana y hasta monótona resulta complicado entenderlo.
Sin embargo observa  que aquí solo estamos de paso y eso Adolfo se lo recuerda cada mañana.
Así que dejad que siga siendo un soñador, ingenuo, inquieto, utópico, novelero, fantástico, o un idealista. Un quijote del siglo XXI, que como él, incomprendido por todos, se pone en marcha para vivir nuevas aventuras cada día.
Yo lo conozco bien. Tal vez sea de los seres que más quiere a Adolfo y que se sienten más importantes con su amistad. Y no lo juzgo. No lo hagáis vosotros.
Apoyadnos, animadnos y querednos en esta nueva aventura… eso es lo que os pedimos.

Aquí me tenéis, ensayando la dormida al raso en la Ronda con una mantita
PD: Bueno y con un poco de suerte, kilómetro a kilómetro, igual va adelgazando el jodido y me va haciendo  más fácil el viaje.

A por cierto, próximamente os contaré de donde viene mi nombre…je, je...





lunes, 19 de mayo de 2014

TODO EMPIEZA PORQUE....

...antes de nada agradecerte que pierdas cinco minutos de tu vida entrando en este blog (que aburridiños andamos).
Pues tengo una mala noticia, este blog no va de grandes viajes, ni de terribles aventuras y por desgracia (la mía) de historias de sexo apasionado...esto solo va de lo que tú quieras.

La excusa es un viaje en bicicleta que empieza en Vigo con destino incierto.



Los ojos están puestos en China pero hay que ser realistas, yo no soy más que un enano, borracho, barrigón y cuarentón atravesando la crisis de la mediana edad así que no esperéis grandes hazañas.

Pero a lo mejor y solo a lo mejor, con tu ayuda, ánimo, risas y demás chorradas llegamos a China. Te lo imaginas??
Si un gordo, enano, borracho y cuarentón llega a…...hasta donde llegarías tú???



Vamos a echarle güevos al asunto y vamos a soñar juntos qué coño!!!



lunes, 12 de mayo de 2014

DE VIGO A CHINA: CADA DÍA UNA AVENTURA

Marco Polo dejo grabado en su libro "Los viajes de Marco Polo", conocido también como "El libro de las maravillas", sus aventuras camino de la China.

Ahora unos cuantos siglos más tarde,la Babieca y el menda, nos enfrentamos a un nuevo reto. Llegar a la China desde Vigo siguiendo la milenaria ruta de Samarcanda.


Este Blog pretende ser una versión moderna y simpática de Los viajes de Marco Polo.


Y ya sabéis...viajando en la Babieca se pueden ver caracoles.