sábado, 14 de junio de 2014

DÍA 20: NOCHECITA EN EL CALABOZO

Uhmm, dejadme pensar, donde lo dejé ayer..
!Ah! sí, ya me acuerdo, os dije que a la noche nos tirábamos hasta el Canal para dormir esta noche allí, que está a unos kilómetros de Toulouse y que no sabríais de nosotros en un par de días.

¡Qué idiotez! El hombre propone y el destino impone.

Pues claro, al principio todo bien y después de los paquistaníes y kebabs salimos de Toulouse camino del canal dispuestos a disfrutar de una maravillosa noche en las orillas del río Garona.
Mis amiguitos  Edu, Luis, Xavi y Eva ya me habían hablado de cómo se las gastaban por aquí. Amigos y amigas este sitio es más peligroso que un tiroteo en un ascensor. La madre que me pario. A mis colegas les robaron las bicis. Así, porque yo lo valgo. A mí me han escarallado los tubulares. Sniif…
Ya veis, va una tan tranquila por su arcén, llega a un paso de peatones y un marroquí en su coche, más despistado que un pedo en un jacuzzi, va y le reviente la rueda.

  • O excuse mua, je sui desolé…muchas veces.

La madre que nos pario, !qué mala suerte! Yo y mis pinreles tocados. Adolfo, eso sí,  perfecto. Para que luego digan que la carrocería de un ciclista es su cuerpo. Somos nosotras, las bicis. Menuda farándula.

Air Bag Babieca

Tras un buen rato de incertidumbre decidimos volvernos a Toulouse a ver si mañana (por hoy) teníamos alguna opción de arreglar la bici. Pero entonces caímos:

  • Mañana es sábado. Vas a ver tú que putada.

¡Miiiimá! No sé cuantas horas andando, hasta que llegamos a Toulouse.
Por cierto, Toulouse de noche está preciosa, pero está todo cerrado. No os voy a explicar muy detenidamente cómo lo hemos hecho, pero Adolfo que tiene más tablas que la cama de Pavarotti se las arregló para que la policía se apiadase de nosotros, nos llevase a la comisaria y nos dejase dormir en un calabozo.

!Qué noche más memorable!
Parecía todo perdido pero al final va a ser cierto que Dios aprieta pero no ahoga. A eso de las cinco de la mañana apareció en comisaría un tipo que nos vio llegar con la bici jodida. Él estaba poniendo una denuncia de no sé que caballos robados pero cuando se fue para su casa cogió el buen hombre una rueda nueva (llanta, cámara y neumático) y se las trajo de vuelta a la comisaria en su bici. Ya veis, el mundo, las personas y las bicicletas son maravillosas. Tan pronto un tipo te deja tonta como otro te salva la vida.
El neumático es un poco más estrecho pero creo que se puede adaptar.

Aquí en el calabozo después de la repación

Hoy no hemos dormido ni un minuto en toda la noche (es lo que tienen las cárceles que son más feas que una patada en los güevos), entre otras cosas porque no paraban de venir jovencillos “ostiados”. Parecía vinos en sus buenos tiempos.

Amigas, el pobre Adolfo con buen ánimo a pesar  de la nochecita carcelaria. 

Ahora por la mañana, nos vamos a coger por fin el canal. A ver si es verdad, porque menuda nochecita toledana. Paquistaníes, kebabs, atropellos, pateadas de horas, hoteles cerrados, comisarias abarrotadas, buenos samaritanos y chavalitos más peligrosos que abrir un paquete de tabaco delante de un gorrilla.
Venga, ya os contaré como me va con mi llanta nueva, fardona es, pero a ver qué pasa… me despido rapidito y a saber…














8 comentarios:

  1. Joder que susto!!! al ver la foto!!!...estos gabachos...bueno menos mal que arreglaste...pa la proxima te compras una llave de radios y te evitas la pateada...mucho animo!!!
    Miguel

    ResponderEliminar
  2. Babieca, eres una pasada y haces HONOR a tu nombre...
    ¡Que bonito es leer tus relatos!
    YO quiero, en mi próxima rreencarnación, ser como TU...
    El mundo entero por montera, Jo pasote
    Ah! y de Adolfo., ., , ni preocuparse, dale cuartelillo pa comer y ...
    SIN PALABRAS

    ResponderEliminar
  3. Yo lo flipo... ¿te acuerdas, Adolfo, de aquel día festivo en Alemania cuando un viejo mecánico nos arregló las bicis por lo que en España cobran un cubata? En bici se llega a todas partes!

    Saludos de Óscar, Adolfo! Que los dioses te sean propicios!

    Edu.

    ResponderEliminar
  4. Adolfo!! Sube un vídeo cuando puedas. Y Tatto? Salió ileso del altercado? Hace días que no lo vemos... ¿lo lavaste y te encogió? ??

    ResponderEliminar
  5. Si caes siete veces, levántate ocho. Adelante!!! C.H.

    ResponderEliminar
  6. El primer contratiempo serio superado!, esto está chupado, Adolfo.
    Eso sí, el truco del calabozo no lo intentes a partir de Turquía... ;)
    Apertas

    ResponderEliminar
  7. Ay que sustiños que nos das!! Menos mal que no ha sido ná..je je..pa delante que estamos pendientes todos los dias...yo tambien echo de menos al Tatooooo....un bico enooormeeee

    ResponderEliminar
  8. Vaya, Afolfo, llego con un poco de retraso, que yo también tuve un fin de semana toledano, (vaya, toledano tipo "madre hasta las mismísimos", no como el tuyo...), pero yo también me he quedado alucinada con la historia de tu buen samaritano.

    Como empecé leyendo el post siguiente, ya pensaba que te habían metido en el calabozo por hacer alguna trastada en el canal ese... Pero veo que te estás portando fenomenal. Debe de ser gracias a esa bicicleta tan fantástica que tienes.

    Ya ves, eres un tío con suerte, todos los sabemos. Y tengo que decir también que esta Babieca va a acabar ganando el premio Pulitzer, de lo buena escritora que se está volviendo. Si viviesemos en unos tiempos más "ciberprehistóricos", como ella dice, su crónica sería merecedora de la contraportada del "New York Times".

    Un beso muuuuuu grande,
    Esther

    ResponderEliminar