sábado, 21 de junio de 2014

DÍA 27: LA SOMBRILLA MECÁNICA

Etapa de descanso: Croix-Valmer - 0 KM
Salida:
Llegada:
Acumulado: 1861 Km


Para empezar os diré que hoy no le he mandado hacer la crónica a Adolfo de puro milagro. Luego entenderéis porqué.
Para continuar os comentaré que el título de hoy podría ser perfectamente “Vacaciones en el mar”, porque la historia se resume en eso: mar, playita y solete todo el día.

Este es nuestro apartamento estival al ladito de Saint Tropez 

La verdad es que no nos venía mal el día playero. Y no precisamente porque Adolfo necesitase descanso, que también. Más bien por lo cochino que anda. El tío está tan guarro que se ha pegado un baño y ha perdido diez kilos. ¡Y cómo ha quedado el agua! … el Mar Mediterráneo ya se parece un poco más al Mar Muerto.
Pero eso no fue lo peor. Como estamos en una playita de lo más virgen, sin duchas ni servicios, al tío no se le ha ocurrido otra cosa que lavar la ropa en el mar. No ha quedado bicharraco marítimo vivo en una radio de cinco kilómetros. Mierda de 25 etapas, casi 2000 kilómetros y más de 10 regiones esparcidas por el Mare Nostrum. Está Greenpeace aquí y hace un desembarco.

Y no le digas nada de que la ropa queda “echa mierda” al lavarla en el mar, porque se coge un rebote... que si el agua del mar es desinfectante, que si tiene suavizante, que si preserva los colores…!Empanao!
La verdad es que su colada se me hizo más aburrida que un choque de tortugas. Y es que se pasó dos horas haciendo que limpiaba. Y encima por la mañana tiene peor carácter que Stoichkov en ayunas. Si es que hay días que una…
Lo peor aún estaba por llegar. Y fue cuando me bajó a la playa, allí la lío parda. El tío es más tonto que tirar de los pelos a un calvo.
Pegaba una calorada del quince, debíamos estar a treinta grados. Sí, sí, el calor era de impacto. Pues macho ponte a la sombra, cómprate un paraguas, llama a tu madre para que te traiga un zumito... pero capullo, no me pongas a mí de sombrilla joder.

Una tiene que tragar... que la Cicciolina es Bambi a mí lado

Así nuestra relación va a tener menos futuro que un enfermo de Parkinson robando panderetas. Todavía estoy indignada.
Por la tarde se me pasó un poco el enfado porque me llevó a hacer una ruta hasta Saint Tropez. Me volví a sentir bicicleta.

El sitio como veis es de impresión.

Por allí todo muy bonito. Ferraris, chicas macizas hablando de ropa, chicos cachas hablando de motos, yates que te dejan parvo… vamos, un sitio para conocer. Hasta nos pareció ver a Sarkozi, pero luego vimos que era un tipo más alto que Adolfo y nuestras sospechas quedaron en nada.

Adolfo a lo Brad Pitt de Liméns.

A última hora hemos vuelto a nuestro refugio playero. Parece que va a ver una fiestuki, así que a saber como acaba el día hoy.
Bueno, pero eso os lo contaré mañana amigas… ¡Bihar lagunak!

1 comentario:

  1. ¡Vaya viaje! Una felicitación por esta enorme aventura y bueno, ¡Estoy seguro que la estás disfrutando!

    ResponderEliminar