miércoles, 25 de junio de 2014

DÍA 31: FURIA LATINA

Etapa 29: Pietra Ligure, Savona – Génova 86 Km  
Salida: 9:00
Llegada: 15:30 
Acumulado: 2210 Km

Hoy es un gran día, hemos llegado a la Italia genuina.
Lo percibimos desde el principio. Se acabó la pijeria, las carreteras nacionales que te embudan en autopistas, los gabachos con sus manías disparatadas y esta permanente sensación de que te la van a clavar en cualquier parte (me refiero al monedero, mal pensados).
A cambio hemos llegado a la tierra de la “azzurra”, las pizzerías por todas partes, las Vespas coloristas, las madonnas con poca ropa y los machitos con sombrero.

¿Dónde está Tato?
Ultima ganadora Raquel, que se sacó a Tato de la barcaza.

Os diré que no solamente  hemos descubierto eso en Italia. También hay cosas menos agradables, os lo aseguro. Porque chico,  fue poner una rueda en Italia y…

  • ¡io me cago en la tua madre puttana, anormale guidare a destra!.
  • ¡Guarda la rotonda mamonazzo!.
  • ¡Attenzione di auto stupidi!.

Vale, vale, hombre.
No voy a traducirlo. Menos guapo te llaman de todo. Estos tipos son más brutos conduciendo que un bocata de adoquín.  Joder con la furia latina macho.
Los tíos te pasan rozando por la izquierda aunque vayas pegadito al arcén y encima se cabrean. Bueno, eso lo acompañan de pitidos continuos, triples adelantamientos, pasadas moteras por la derecha… vamos un ciclista aquí tienen menos futuro que Schwarzenegger bailando el lago de los cisnes.
¡Qué locura, por Dios!

Últimas fotos con el mar de fondo. Ahora en Italia a chupar monte.

Por lo demás Italia es fantástica. Una delicia. Y además, después de la última reparación voy como un tiro. Me lo estoy pasando bomba.
Lo de Adolfo es otro cantar. Lleva tres días sin dormir. Hace dos noches fue la nochecita toledana con los inmigrantes y esta pasada la pasó de juerga con los bichos en el monte.
Picotazo por aquí, mordedura por allá, calenturon en el labio por allí, pinchazo de araña por acá. Tremendo vamos. El tío está roto. Está sobadísimo y va medio zumbao, entre el sueño, los picores y dolores. El pobre ve menos que un muerto boca abajo.

Como vea esta foto su madre lo manda para casa.

Así que le he convencido para que paráramos en Génova y durmiésemos en un hotel.
Muy mal se ha debido de ver que aceptó a la primera.
Una duchita, una pomada antipicaduras y una buena sobada le van a venir de perlas.
Ahora está feliz con un cacho de pizza, una birra y unos italianos dándole la charla. Adolfo en su esencia.
Y en su esencia os dejo. Hasta mañana…

5 comentarios:

  1. ...a ver, voy a arriesgarme con lo del Tato, q supongo q es algo asi como un muøequito pequeøito de peluche, y color oscuro,...si es asi, creo q esta a la abajo, a la izquierda de las bailarinas, escondido detras de la jardinera con palmeras y mas o menos en linea con la farola negra,...q ricas las pizzas!!
    Mary

    ResponderEliminar
  2. pues yo voy a contradecir a Mary para dar vidilla al concurso ji ji....y voy a proponer que Tato está sentado en la piedra que hay delante del árbol más grande de la foto(al lado de la pierna de la primera bailafante de la izquierda)..¡¡¡ por cierto... espectaculares las tres!!!..de todos modos no apuesto un duro a acertar porque cabecitas blancas redondas veo varias....(el gorro lo intuyo!!! ji ji...)..Adolfo creo que deberías presentar a Tato en un primer plano el próximo día para que los que no le conozcan puedan buscarlo bien.....-si es que está presentable je je, que ya vemos por las fotos que su dueño no lo está mucho...jua jua jua....uuyy cuidado! una arañita!!

    ResponderEliminar
  3. Pues no habéis acertado ninguna y esta vez si que esta. Las dos andáis muy frías (en sentido figurado)

    ResponderEliminar
  4. Pues no habéis acertado ninguna y esta vez si que esta. Las dos andáis muy frías (en sentido figurado)

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡¡Vamos Hanibal tu puedes !!!! (yago)

    ResponderEliminar