martes, 30 de septiembre de 2014

DIA 126 -127: TARJETAS Y BRAGUETAS

Almaty, Kazajistán 0 Km 
Lunes 29 de septiembre
Martes 30 de septiembre
Acumulado: 10034 Km (7144 Km en bici) 

Desde las doce horas de esta noche Adolfo queda noqueado económicamente. Al menos hasta que le llegue la tarjeta desde España. A resolver eso se dedicó el lunes.

Ayer amaneció temprano. Tenía prisa por sacarme a paseo. Nos metimos un madrugón porque luego quería hacer recados.
Pues allá me veis, a las 8 de la mañana montaña arriba con un frío que pela. “Pelao” lleva el culo y esta vez no hablo metafóricamente. La bragueta del pantalón ciclista ha perdido todo su almohadillado original. El tío, que tiene más morro que un oso hormiguero, dice que es el sillín que va en los alambres.
¿No serán sus nalgas morcillosas que con la falta de uso se han puesto delicadas?  ¡Mírate los calzones coño! Lo que tengo que aguantar del Dumbo este que tiene más orejas que un trofeo.

Aquí coges una ruta al azar y lo flipas.

Lo único que tengo en los alambres son los neumáticos. Si parece que llevo papel de aluminio envolviéndome las ruedas de tanta alambrera.
En fin, un par de horas de bici y a UPS a informarse de la dirección a la que hay que mandarle la tarjeta desde España. Otro día os cuento lo bien que se le da al Adolfino la ortografía Kazaja.

Para rápida yo...


El lunes a la tarde quedó en el Hostel a buen recaudo con sus colegas veinteañeros.

Hoy por la mañana, martes,  no madrugó tanto. El muy cabezota algo debió reflexionar porque se ha pirado a un centro comercial a comprarse una bragueta. ¡Y me ha llevado con él!
No estoy muy segura de que sea por darme la razón, más bien creo que el calzón le sale más barato que un sillín. Así que optó por lo fácil, pantalón nuevo bien almohadillado para el nene. Sillín viejo y destartalado para su dueña: la babieca. Y asunto arreglado. Sí, el tío es más cojonudo que un perro con tres cojones.



Del resto de su paseo por el centro comercial no os cuento mucho. Ha seguido viendo sacos de dormir de invierno y ropa de abrigo por diversión. Por lo que me cuenta tiene claro que aquí no compra, que espera a Kirguistán.
Y eso ha sido todo, de momento. Sabemos que la tarjeta le llega el viernes y poco más, que con eso es suficiente.
Pues nada amigas. Ya sabéis, mañana más…

lunes, 29 de septiembre de 2014

DÍA 125: RESUMIENDO…

Almaty, Kazajistán 0 Km 
Domingo 28 de Septiembre
Acumulado: 10034 Km (7144 Km en bici) 

¡Qué domingo más placentero nos hemos metido!
Adolfo quedó medio tocado de su pequeña aventura por los montes de  Trans-Ilí Alatáu. Es lo que tiene pasar frío, que se le queda luego a uno cara de resaca. O de mona, vete tú a saber.

El caso es que esta mañana me ha dado un paseo (si a arrastrar su barriga jamonera se le puede llamar bicicletear) y nos hemos acercado a una estación de esquí que hay en los alrededores de la ciudad de Almaty. Menuda manera de apretar el culo, madre mía. Y no lo digo metafóricamente. Nada más llegar piró al baño.
En fin, al acabar quedó como una rosa, sin culo y sin cosa, porque ya le veréis la cara…

Menudos sitios guapos hay por aquí.

Para inmortalizar ese momento os ha grabado un video en el que os resume los últimos acontecimientos.



Después nos hemos pirado para el Hostel a echar una siesta y a ver un partido de fútbol del equipo local de aquí, el Fc Kairat Almaty.
Ya veis. Día tranquilito. De los pocos hasta ahora. Ya veremos mañana. Chao…

sábado, 27 de septiembre de 2014

DÍA 123 - 124: WINTER IS COMING

Almaty, Kazajistán 0 Km 
Viernes 26 de Septiembre
Sábado 27 de septiembre
Acumulado: 10034 Km (7144 Km en bici)

Puede que a vosotros Adolfo os parezca un tío acojonante, de lo más grande y un poco chalado. Pues bien, yo os digo que hay que tener mucho cuidado con un tipo cuyo producto estrella en su menú diario es su postre de macarrones con Nutella. Maticemos entonces y digamos lo que realmente es: un acojonante gran chalado.

Vamos a ver, os contaré algo del TDAH que tengo de socio.
Viernes, diez de la mañana. Paseíto por el centro de la ciudad. De repente ve un cartel anunciando “winter is coming” (se acerca el invierno).

Cartelito de marras

Hablamos de un tío que tiene más nervios que un filete de 5 céntimos por lo que no os extrañaréis si os digo que se vino para el hostel, recopiló todo el material de abrigo que tiene y se acercó a contarme su plan estratégico. ¡Guulp!


Lleva más peso en la barriga que de ropa de abrigo.

¿Pero por qué?

Resulta que el rubiales está hasta las narices de que todos los colegas le estén diciendo que tiene que prepararse para el invierno, que de momento ha cogido tiempo veraniego pero que a partir de ahora va a flipar con el frío.

Dos semanas se ha pasado diciéndoles que ya ha engordado 10 kilos (ha vuelto a sus míticos 72 kilos y ya parece un cachalote) y que con esas reservas del estado y su inteligencia es suficiente para pasar el invierno. Habéis pensado lo mismo que yo, cuando de su inteligencia depende su supervivencia… estamos jodidos...

Debía tener mala conciencia porque como tubo de ensayo nos hemos pirado dos días de ruta (viernes y sábado)  a la  cordillera del Trans-Ilí Alatáu, un fabuloso macizo de montañas al sur de la ciudad con picos de más de 3000 metros de altura.  La misión era la de ponerse a prueba en condiciones similares a las que nos encontraremos en los próximos meses por Asia para adelante.

Estas montañas son un escándalo.

Si os preguntáis como ha salido la prueba os diré que los diez kilos de grasa blanca que arrastra este cabronazo en su tripa no le han valido para nada. Miento, le han servido para subir estas montañas limando el culo contra el frío asfalto Kazajo. Porque lo que se dice de camuflaje nocturno ¡los cojones!. Pasó más frío que cagando "Frigos".  Y eso que se puso todo el arsenal. Saco de dormir de papel de liar, forro polar del “decartón”, camiseta técnica de la carrera popular “cuspedriños” , malla de correr y calcetines portugueses. Al final hasta se puso los pantalones largos y el corta vientos.  Joder, si yo acabé hasta con carámbanos en las ruedas del frío que pasé.

Pero si ya se ve en la foto que hace un frío de cojones.

A favor de él está que parece que le ha visto las orjeas al lobo.  A las 7 de la mañana se ha levantado con los huevos en las anginas y sin quitarse nada de ropa se ha bajado a Almaty a un centro comercial a mirar sacos de dormir y alguna cazadora de abrigo. Así ha pasado todo el sábado, de no compras.
Pero aunque no ha pillado nada creo que ha aprendido la lección. Por lo que me ha dicho la semana que esté en Bisek (Kirguistán) va a aprovechar para acicalarse bien. Dice que allí la ropa está mucho más barata que en Kazajistán.

Bien, le seguiremos metiendo presión.  Mientras, continuamos esperando a que nos manden desde Vigo las tarjetas que hemos perdido. Parece que pronto vendrán. Ya os contaré. Mañana más…

jueves, 25 de septiembre de 2014

DÍA 122: EL NUEVO MESÍAS

Almaty, Azerbayán  0 Km 
Jueves 25 de Septiembre
Acumulado: 10034 Km (7144 Km en bici)

Estos días en Almaty están siendo de lo más entretenido. Viajeros que van y vienen, una ciudad de lo más divertida, rutas por los alrededores de lo mejorcito, compañeros del Hostel jovencitos pero cojonudos…
Sobre esto último me voy a parar un poco.

Ya os conté el otro día que aquí en nuestro hostel había mucha chavalada instalada. Chicos y chicas de otras ciudades que vienen a trabajar a Almaty y que para ahorrarse el alquiler de un piso se alojan en este hostel de 6 € noche. La idea es buena.


Hasta ayer pensaba que estos chavales tenían dos dedos de frente.
Pero resulta que con la llegada de Adolfo aquí se ha generado una pequeña revolución. Bueno, no solo por su presencia, aquí estoy yo con mis treinta años de historia mejorando lo presente.

A los Kazajos los definiría como gentes sencillas, con grandes inquietudes, curiosos y simpáticos. Todo bien, ¿no?  Ya… pues a este coctel añadidle una buena dosis de “chalanadura” y  tendréis al kazajo tipo porque estos jichos están muuuu locos eh…!

Algunos vales:

  • Vale que sea una bicicleta de treinta años que sometida al galope de un culo pelado haya llegado tan lejos.
  • Vale  que nos hayamos metido más de 7000 kilómetros con la única ayuda de la Nutella y de mis vertiginosas ruedas.
  • Vale que el tío hable en Adolfino con todo el mundo y todo Dios le entienda.
  • Vale que la tortilla de patatas con huevos de avestruz esté muy buena.
  • Vale que con una cabeza de 70 cm haya llegado tan lejos…

Pero chica, que Adolfo se haya convertido en un mesías, el elegido, con el que todos alucinan o el que todos quieren conocer, me habla raro de la gente de estas estepas. Si yo ya decía que tanto desierto hace chochear a la peña.

Amigas y amigos, de todos los rincones de la ciudad vienen a conocer al Adolfete. Sí, sí, como lo oís. Se ha corrido la voz de que un gañán de España anda por ahí de ruta camino del Tibet y a oleadas vienen al Hostel a conocerlo.
Al final va a tener razón el Adolfo cuando me dice  “Babieca, si no puedes convencerlos, confúndelos” porque se ha montado una leyenda alrededor del “medio home” que flipáis.


Por suerte entre todos estos chalados unos cuantos han venido a comprobar y reconocer la tecnología Babieca, lo último en técnicas ciclísticas de locomoción. Creo que eran los sobrios y los frikies.
Aquí lo dejo, con el Adolfo haciendo una paella para veinte. A ver como acaba esto, ¡madre mía!...

miércoles, 24 de septiembre de 2014

DÍA 120-121: HACIA RUTAS DEL SUR

Almaty, kazajistán 0 Km
Martes 23 de Septiembre
Miércoles 24 de Septiembre
Acumulado: 10034 Km (7144 Km en bici)

Dos días más de viaje y dos cosas buenas que nos han pasado.
Para empezar ayer martes cumplimos 120 días de esta maravillosa aventura. O hablando claramente, llevo cuatro meses aguantando las posaderas del Adolfete por estas tierras de Dios sobre mi delicado sillín. Bueno, a decir verdad últimamente voy más descansada. Falta me hacía.

Que conste que no es solo por mí. Adolfo dice que tiene la próstata del tamaño de un melocotón duro empotrado contra su culo. ¿?¿?¿? Ya veis. No ha de ser para tanto.

Este es el Hostel donde estamos instalados: jardincito, frutales, barbacoa...
... y hasta un garaje para bicis y motos al aire libre.

Para celebrarlo se ha ido con sus colegas veinteañeros de marcha a conocer la ciudad. A ver si con un poco de entretenimiento deja de ser un agonías. Porque llevaba unos días preocupado por todo: que si el dinero, que si la tarjeta, que si el invierno se me echa encima, que si el frío… Pelmazo…
Ya os digo amigas, un agonías y eso que estoy cansada de repetirle que ahora con este frío vamos muy bien, que en verano se te suda el ano y que en invierno se te pone plano…

Hoy miércoles parió por fin la ruta. Después de mucho reflexiomear tiene más o menos claro el itinerario a seguir. Parece que está decidido a viajar hacia el Sur, camino de Kirguistán.

Kirguistán nos ofrece varias ventajas:

  • La primera es que para entrar en él no nos hace falta visado, lo que nos acelera mucho los tramites de entrada en el país. 
  • La segunda es que en Biskek, su capital, podemos sacar el visado a China, cosa que aquí en Almaty nos es imposible (el cónsul de China está de vacaciones hasta el 15 de Octubre).
  • La tercera es que es una ruta preciosa, ya que atravesamos la Reserva de la Biosfera del lago de  Issyk-Kul. Con una longitud de 182 km, y una anchura de 60 km, es el segundo lago de montaña más grande del mundo, tras el lago Titicaca. Su altura media es de 1.620 m sobre el nivel del mar y parece ser que en el año 2007 una expedición encontró bajo sus aguas restos de una ciudad de unos 2.500 años de antigüedad.
  • La cuarta ventaja es que nos permite una entrada espectacular en China por la Reserva Natural del Karatal-Japyryk. De ahí a Kashgar (China) es un paseo. 


Como veis de tanto pensar y mear la cosa nació bien.
Ahora ya os dejo, que aquí la diferencia horaria es de cuatro horas con respecto a España y donde va que tenía que estar durmiendo. A las buenas noches…


martes, 23 de septiembre de 2014

DIA 119: PRUDENCIO MURIÓ DE VIEJO

Almaty, Kazajistán 0 Km
Lunes 21 de Septiembre
Acumulado: 10034 Km (7144 Km en bici)

Cansada estoy de escucharle al Adolfo esta frasecita: Prudencio murió de viejo. Todo de boquilla, porque no hay tipo más despistado e imprudente que el nene.

Pero antes de pasar a destripar al imprudente de mi dueño os diré que el muy cabrito está en el hostel estupendamente. Ha coincidido con una panda de treintañeros que se hospedan en el hotel por no alquilar una casa. ¿Sorprendente, no? Al parecer el alquiler en esta ciudad está por los cielos por lo que les sale más barato hospedarse en este hostel de 6 € la noche que vivir de arrendamiento.

Si parece un jardín de infancia.

Por lo demás Adolfo ha dedicado el día a seguir reflexiomeando, aunque por lo que me ha contado todavía no ha tomado ninguna decisión. Tendrá que mearse más el retaco…

Pero veamos el pentálogo de prudencias que Adolfo ha tirado a la papelera y que lo van a tener una temporadita apartado de los asfaltos asiáticos:


Ha quedado claro que Adolfo es la mejor prueba de que Dios tiene sentido del humor.
En cualquier caso no os preocupéis, tiene a todo su operativo de colegas intentado solucionar lo  que Prudencio no supo gestionar.
Mañana más cosillas, seguro…

domingo, 21 de septiembre de 2014

DIA 117-118: REFLEXIOMEANDO

Almaty, Kazajistán 0 Km
Sábado 20 de Septiembre
Domingo 21 de Septiembre
Acumulado: 10034 Km (7144 Km en bici)

Partamos de un hecho: no hay nada más bello que viajar en bicicleta. Ni tren, ni barco, ni avión, ni coche. Donde se ponga una bici que se quite lo demás.
Os lo digo con conocimiento de causa. 60 horas metida en esa lavadora con ruedas la dejan a una con los metales en resonancia.
Adolfo tampoco ha llegado muy decente. Dos noches sin pegar ojo con dos kazajos hablándole de sus hijos. Y ahí tenéis al nene, más alterado que el código genético de la oveja Dolly, dándoles conversación. ¡Cómo Dios!

Parece que cuecen habas también en Asia...
Selfie Adolfo.

Selfie Babieca.

Hoy domingo a las cinco de la tarde por fin llegamos a Almaty. Nos hemos ido directamente a un hotel de 6 €, de lo mejorcito que hemos visto en el viaje. Aquí vamos a pasar unos días, ya lo aviso, y no porque tengamos muy claro lo queremos sino más bien al contrario: no tenemos ni puta idea.
Entramos pues en período de reflexión.

Adolfo está algo inquieto desde que hemos llegado. Y no por nervios ni por el síndrome de abstinencia. Más bien porque no para de moverse, lo que es normal dado el lleno de su vejiga y su incontinencia urinaria. Y es que Adolfo dice que para pensar necesita tener la vejiga llena, por eso lo de reflexiomeando. Dice que lo ha leído en no sé cuantos artículos y que es de lo más eficaz. Parece ser que de esta manera su concentración sube y sus posibilidades de equivocación disminuyen enormemente. Vamos que el muy capullo es más raro que un gitano con gafas y lleva tres horas con las piernas cruzadas mirando un mapa.

Tampoco es tonto el tío y se ha comprado tres cervezas en lata que seguro que le ayudan a llenar la vejiga. Así también reflexiomeo yo.

Este Almaty promete...

Entre las muchas cosas que tiene que decidir están la ruta a seguir, hasta donde llegamos con la pasta que nos queda, si estamos a tiempo de cruzar China y llegar al Tibet (destino final del viaje, no Pekín), cómo hacernos con las tarjetas de crédito que hemos perdido…
Pues eso, que se va a tener que mear mucho el “jodio”. Volved mañana…pliiissss

viernes, 19 de septiembre de 2014

DÍA 116: DECISIONES DIFÍCILES, OPCIONES FÁCILES

Aktau, Kazajistán 0 Km
Viernes 19 de Septiembre
Acumulado: 7534 Km (7144 Km en bici)

Pongamos por delante que cuando una decisión es difícil siempre se puede complicar más. Bueno relativamente. Porque a veces las cosas se ponen tan putas que la bombilla te dice que solo una es la opción buena.
Adolfo ha seguido con sus indagaciones. Ayer lo dejábamos en un mar de dudas.



Y nada mejor que tomarse unas cervezas para indagar en asuntos de estado. Y es que el Adolfino se vuelve más kazajo con alcohol y parece que hoy por fin se ha enterado de lo que vale un peine. Pues eso, aprovechando la burocracia del alcohol ha tomado contacto con un americano que está en su situación (el viaja en moto) y después de la tercera birra se ha enterado de que el consulado no concede visados.
¡UN MOMENTO!
Veamos las opciones de ayer:

99 % DE CAGADA...

EL PUTO 1%...

Dejando las cagadas aparte tomemos pues la única opción: la de Kazajistán.
Pues resulta que en esa reunión de estado había también unos kazajos del este que conocen bien la estepa Kazaja. Enumeremos pues la lista de dificultades que le dijeron a Adolfo que encontraría:

  1. La estepa es árida, fría y más seca que el ojo de un tuerto..
  2. Para encontrar un pueblo hay que hacer una instancia.
  3. Los lobos son de dos metros y tienen más hambre que un monaguillo en Cuba.
  4. 2500 kilómetros por esas tierras no te los comes en menos de un mes… a pesar de la babieca.
  5. La policía tiene esa graciosa costumbre de tocar las pelotas cada dos por tres.

¡Estamos como Dios! Ni el 1% es bueno...

Adolfo utilizó lo que en estos casos le resulta más eficaz para tomar una decisión: echarse una siesta.

Os diré que hace horas que despertó y que el muy retaco ya escogió…
Llevamos dos horas en un tren camino de Almaty.

El 1% en tren es el 100%

Voy encajonada entre el retrete y una especie de redecilla con maletas. Así voy a estar los próximos dos días.
Adolfo está guay. No tiene muy claro lo que ha hecho y aunque está un poco jodido por perder la ruta de Samarcanda lo veo de rollo con dos escoceses y un indio.
Por hoy llegó la fiesta. Mañana más.

jueves, 18 de septiembre de 2014

DIA 114 - 115: EL 1% CRECE

Aktau, Kazajistán 0 Km
Miércoles 17 de Septiembre
Jueves 18 de Septiembre
Acumulado: 7534 Km

Para entender la crónica de hoy deberíais revisar el post 99 (Dos rutas y un destino) porque lo que nos ha pasado durante estos dos días tiene su origen en aquel relato.

Cuatro de la mañana del miércoles 17 Septiembre. Barco Bakú – Aktau. Adolfo se zampa toda la comida que le queda, en Aktau no le dejan entrar con ella. Luego baja a la bodega y un tipo con cara de Steven Seagal me registra de arriba abajo. Neumáticos fuera, sillín con detector, cuadro con manguera… una juerga vamos. Bueno, con la coña me limpiaron un poco que el ojete de mi jefe ni la rasca.
A las 5 de la mañana por fin dejo la compañía de mis queridos vagones de tren para reencontrarme con el culo piñonero del chaval. ¡Qué momento tan bonito!
De todas formas el reencuentro con su pandero fue breve porque enseguida nos dirigimos a un hotel de 8 € de lo más mono (campo base para nuestras actuaciones por Aktau).

Lo mejor de estos días fueron los baños que el tío se ha echado.

Por ir al grano os diré que nuestra principal tarea en Aktau es la de conseguir el visado de Uzbekistán. Esta misión es la que va a provocar migrañas de aquí en adelante al Adolfete.

Ciñámonos a los hechos.
Duchita en el hotel, pan con nutella, cafelito y directos a la embajada de Uzbekistán que como siempre está en el otro extremo de la ciudad. Por suerte anda el tío morriñento de sillín y en vez de ir en taxi me sacó de paseo.
Os adelanto que íbamos prudentes. Os recuerdo que Bakú era la mejor opción de cara a conseguir el visado de Uzbekistán. Pero también os recuerdo que como el barco Bakú - Aktau sale de Pascuas en Ramos decidimos pasar de Bakú y jugarnos el visado aquí, en Aktau.

Pues joder, ¡primer zas en toda la boca! La embajada había bajado a segunda división y se había convertido en consulado.
Pero tranquis, esto solo está empezando.
Horario de consulado martes de 9 a 12. ¡Toma!, ¡segundo zas en toda la boca!.
Pero mira por donde que una especie de guarda jurado anda por allí paseando. Y allá se va el Adolfo, más heavy que cagar cadenas, a preguntarle si dan visados a Uzbekistán. Veréis, el kazajo y el Adolfino están lejos de encontrarse por lo que la conversación derivó en una especie de juego del Pictionary a lo bufón muy propio del Adolfo. Tanta tontería para más o menos entender que valía 70 €, que tardan 15 días  en darlo y que no siempre lo conceden. ¡Chuuupaa! ¡Tercer zas en toda la boca!.

Adolfo comprendió que ya estaba bien de bofetadas y que era el momento de pirarse a reflexionar al hotel acerca de la nueva situación acontecida. Así que para allá nos fuimos, aunque el viaje fue corto. Un par de kilometros y control policial. Qué si no llevas casco, qué si no hay luces, qué si no recambios, qué si no… mareo total. Dos tipos con cara de esquimales le pusieron los testículos de campanilla por motivos varios. 20 € y nos olvidamos de todo. ¡Cuarto zas en todo la boca…!

El miércoles acabó así, a bofetadas a lo kazajo: tú me das la hostia y yo me escarajo.

Hoy jueves ha sido día de reflexión, lo que ha provocado un dolor de cabeza del demonio a Adolfo. Recordad que estamos hablando de un tío que la última decisión transcendental que tomó fue si llevar al cole estuche o cartuchera. Pues imaginaros ahora, su cabeza echa humo.

Las opciones son claras:

  1. Esperar dos semanas por un visado que no sabemos si nos conceden.
  2. O salir por Kazajistán para adelante y hacernos 2500 kilómetros por la fría y despoblada estepa de este país (esta era la famosa opción del 1%,  hasta ahora de lo más improbable...).

Estamos de puta madre, eh???
Pues aquí os lo dejo, con Adolfo divagando (o explotando). Mañana resolvemos el entuerto…

martes, 16 de septiembre de 2014

DÍA 112 - 113: ESTO VA COMO LA SEDA

Mar Caspio
Lunes 15 y Martes 16 de Septiembre
Bakú - Aktau (Barco): 390 Kilómetros

Pocas cosillas tengo que contaros de esta travesía por el Mar Caspio. De momento tranquilidad. El tiempo feo pero sin lluvia. El mar salado como el calzoncillo de un pescador (recordad que Adolfo está haciendo un estudio de la salinidad de cada mar y éste, según le ha dicho un viejo lobo de mar Kazajo, va estupendamente condimentado ). Y el ambiente majete, teniendo en cuenta que el 95% de la población del barco son rudos navegantes de la antigua Unión Soviética.

Adolfo ha hecho migas con una pareja de franceses. Los tipos se escojonan con él, lo que resulta curioso, considerando que su francés recuerda más a los gritos de Chewbacca que a una lengua latina.

Aparte de eso hoy se ha pasado la mitad del día intentando que le dejaran visitar la sala de máquinas. Al final el jefe, un tío más feo que la escobilla del váter, le ha dado permiso y por lo que parece Adolfo ha salido flipado del encuentro. ¡Qué calorsito chico!, fueron sus primeras palabras nada más salir.

Yo sigo en la bodega, rodeada de vagones de tren y de toneladas de tornillos esperando que vuelva mi momento.
Pero para eso aún tengo esperar un poco.
El barco tiene como destino Aktau una ciudad fundada por ingenieros soviéticos tras el descubrimiento de importantes yacimientos petroleros en la región. Parece ser que también es un centro importante de desarrollo de Uranio y tecnología nuclear y que en la época soviética era un importante centro turístico de élite. A ver con que pijadas nos encontramos.

En Aktau pretendemos hacernos con el visado de Uzbekistán, lo que nos abriría la puerta definitivamente a la mítica ruta de la seda y a sus emblemáticas ciudades: Bukhara, Samarkanda, Kashgar…

A ver si localizáis la ruta que hacemos...

Pero eso no será antes del jueves. Mientras tanto no queda otra que mirar al frente y disfrutar de esta fabulosa ruta por el mar Caspio. Esto y más cosas os las seguiremos contando aquí. Hasta más ver.



domingo, 14 de septiembre de 2014

DÍA 110-111: MILLAS POR TIERRA Y MAR

Etapa 79: Yevlax, Azerbaiyán - Mirikand, Azerbaiyán 140 Km
Sábado 13 de Septiembre
Salida: 09:00
Llegada: 20:00

Etapa 80: Mirikand, Azerbaiyán140 – Bakú, Azerbaiyán 121 Km
Domingo 14 de Septiembre
Salida: 06:00
Llegada: 14:00
Acumulado: 7144 Km

Y os preguntaréis que hago en la bodega de un carguero, rodeada de vagones de tren, sin ruedas y en la más completa oscuridad… Pues es que el fin de semana ha sido uno locura.

Pero retornemos al sábado por la mañana, recién amanecidos en el almacén de los socorristas. Tras las pertinentes despedidas y agradecimientos varios salimos como rayos. La misión está clara, hacernos 270 kilómetros en dos días. ¡Una locura, vamos!
No os olvidéis que nos movemos en un nido de serpientes, lleno de policías corruptos, autos locos, ladrones nocturnos y carreteras semiasfaltadas.

Así fue el sábado, una carrera de obstáculos. Menos de los ladrones disfrutamos de todos los demás: dos paradas de policías, cuarenta kilómetros de carretera con gravilla, varios coches puliéndonos las verrugas y tres pinchazos son el parte de guerra.

Eso sí, libramos de multas. Nos paró un poli que de lejos tenía cara de tonto. Cuando nos acercamos comprobamos que lo era y que además nos pedía 50 € por respirar (ya exagero con tanta estupidez). Por suerte se conformó con un repelente de mosquitos que por lo que Adolfo me ha contado también servía para lubricante de bicis. ¡Ver para creer!
Pues bien, tras todos estos preámbulos y once horas de ruta llegamos a Mirikand, una ciudad en medio de un adorable desierto.
Allá nos fuimos a montar nuestro campo base y la cenita.
Pero Adolfo tiene la suerte del enano, que fue a cagar y se cagó en la mano, y unos meloneros que pasaban por allí nos dijeron que aquella zona era un nido de serpientes (como no nos habían llegado las del día) y que de noche resultaba fácil verlas.
 ¡Joder para la nochecita en vela! El canijo no pegó ojo. Pasó toda la noche en un duerme vela indeseable. Así que en cuanto amaneció desmontamos el garito y piramos para Bakú.

¡Qué gran descubrimiento!, a esas horas de la mañana no te molesta ni Dios. Casi ochenta kilómetros nos metimos en cuatro horas. Eso sí, el muy cabrón terminó con más hambre que el perro de un gitano. No paró hasta que reventó. Entonces sí. Entonces aparcó en la orilla de la carreta, sacó el hornillo y empezó a preparar unos macarrones.

Las casualidades del destino son caprichosas. Es lo que tienen los viajes. Porque un suizo, que iba en dirección a Bakú, mostró curiosidad por el desempleado que estaba “chuscándose” con sus macarrones en medio del desierto y decidió parar su Toyota para ofrecerle unas cervezas. Tipo cojonudo…
Y más cojonudo fue. Porque una cerveza y unos macarrones después estaba llamando al puerto de Bakú para saber qué día salía el barco hacia Kazajistán.

  • Será el jueves o el viernes - le dijo Adolfo que había visto por internet y estaba mentalizado para esperar en Bakú lo que hiciese falta.

Pues no amigos. El barco salía hoy a las cinco y el siguiente no partía hasta dentro de una semana.
¡Joder…! Me cago en tos mis muertos…

A saber que miran estos.

Tranquilos, cinco minutos después estaba en la vaca de un Corolla destripada camino de Bakú. ¡Santa paciencia!
Llegamos a en punto. Como tiene que ser, puntualidad Suiza ¡qué carallo!
El final de la historia es el principio. Aquí estoy en la bodega de un carguero, rodeada de vagones de tren, sin ruedas y en la más completa oscuridad.
Parece ser que así me voy a pasar tres días, los que se tardan en cruzar el mar Caspio camino de Akatay.
Basta por hoy que estoy agotada. Mañana ya veremos. Chao, chao…

sábado, 13 de septiembre de 2014

DÍA 109: GOLFOS Y APANDADORES

Etapa 78: Gyanja, Azerbajan - Yevlax, Azerbaiyán 71 Km
Viernes 12 de Septiembre
Salida: 11:00
Llegada: 18:00
Acumulado: 6883 Km

Seguro que os acordáis de los Golfos Apandadores, aquella banda de delincuentes que intentaban robarle constantemente al tío Gilito.

A ver si hacéis memoria chavales.

!Uy!, pues aquí hay de esos a porrazos.
Veamos, ayer lo dejamos con Adolfo en su saco con antiinflamatorios. Se levantó mejor. Tanto que se metió 71 Kilómetros en el cuerpo y no hizo más porque no le dejaron.
La noche fue buena, el despertador estuvo en silencio y amanecimos a eso de las diez. De ahí a la Nutella y de ahí a la carretera.
¡Con el buen rodar que llevábamos hoy! Íbamos como balas aprovechando que el perfil baja del desierto hacia la costa. Cuarenta kilómetros en dos horas. ¡Fieras!
Pero los golfos gendarmes sin fronteras nos atacaron de nuevo. Primero te paran y luego ven de que te multan. ¡Joder!, pero si llevamos el casco y las luces...
... Pues va a ser que no llevas el chaleco reflectante chaval.

La diferencia entre ayer y hoy es que Adolfo se cuadró y dijo que hasta aquí podíamos llegar. ¡Un machote, qué carrallo!, que se enteren lo que vale un gallego.
Tanto cabezoneó Adolfo que consiguió lo que quería, que no nos multaran. Nos llevaron directamente a la trena.
Bueno, al caldero lo llevaron a él, porque a mí me dejaron atada de ruedas con otras no sé cuántas bicis sin fortuna.

En la comisaria Adolfo pasó cuatro horas, tiempo suficiente para intimar con los golfos. 100 euritos nos pedían y oye, que no atendían a razones. Lo que pasa es que ellos no sabían con quien estaban dando… con Adolfo, un tío más duro que un diente de madera.
Así que allí los tuvo, por desgaste, dándoles conversación hasta que llegó un superior que dijo algo así como que nos piráramos y nos anduviéramos con ojo.

Nos escapamos por ruedas de aquellos golfos sin mirar atrás hasta llegar a Yevlax, una población con un río encantador que Adolfo consideró estupendo como refugio nocturno.

Ruta de maleantes pero tranquilos, Bakú está a tiro de piedra.

Y allí estábamos montando nuestro chiringuito cuando llegaron unos socorristas y nos dijeron que ni se nos ocurriera, que aquello estaba infestado de ladrones (los apandadores) y que dormir al pairo era peligroso.
Tipos cojonudos estos socorristas, porque nos ofrecieron dormir en su almacén de zodiacs y neoprenos.
Pues ahí estamos, esta vez sin golfos ni apandadores tocándonos las bielas. A ver qué pasa mañana…

viernes, 12 de septiembre de 2014

DÍA 109: HAY COSAS PEORES

Etapa 77: Kechasger, Azerbaiyán  - Gyanja, Azerbajan 96 Km
Salida: 12:00
Llegada: 19:00
Acumulado: 6812 Km

La frase del día ha sido “hay cosas peores”. Bueno, eso es lo que él se pensaba, porque el acumulo de circunstancias que nos ocurrieron durante la jornada han demostrado que hay días en que lo peor siempre está por llegar.

HAY COSAS PEORES – GRADO I 
Para empezar os diré que aquí la diferencia horaria es de tres horas, tiempo suficiente para que a las 8 de la tarde sea noche cerrada.
Bien sabía yo que Adolfo ayer a la noche estaba mazado. Situaros. Tenemos al chaval, en mitad del desierto, zapateándome en una esquina y echándose al saco destrozado a las 8 de la tarde. Todo perfecto, excepto la hora del despertador, porque con el cansancio puso mal la hora y claro… a las dos de la mañana serenata.
El jodido no volvió a conciliar el sueño hasta las 7:30 de la mañana. Pero bueno ya conocéis a Adolfo, que es más duro que un picatoste de siete semanas, y a eso de la siete de la mañana después de cinco horas sin pegar ojo aún me dijo: “que carallo Babieca, hay cosas peores”.

HAY COSAS PEORES – GRADO II
Once de la mañana. Sol. 31 grados Centigrados. Adolfo en la trinchera sudando como lo que es, como un c… Música de cencerros y chorrito de agua bendita encima de la cara para despertar al niño. Claro que esta bucólica situación nada tiene que ver con la realidad: un rebaño de vacas alrededor de Adolfo y una buena meada canina en toda su molleja. El escenario es mucho mejor si le añadís un viejo arrugado como una pasa, con la bragueta abierta y dando saltos alrededor de Adolfo mientras le ofrece vodka para desayunar.

  • Adolfo: ¡La madre que los pario! Hay cosas peores que levantarse meado por un chucho pero lo del viejo es de traca.
¿Pero de dónde sacarán la hierba estas vacas?


HAY COSAS PEORES – GRADO III
Llevaba yo tiempo bien de gases. Casi veinte días sin un pinchazo. Pero hoy he tenido mi “día horribilis” en lo que a gatillazos se refiere. Cinco en una hora. Y con la temperatura rondando los 40 grados. Adolfiño ha quedado a la parrilla y lo peor es que de agua quedamos al límite. Eso de que hay cosas peores ya lo dijo con la boca pequeña.

Es que con estas carreteras como no voy a pinchar.


HAY COSAS PEORES – GRADO IV
Pues allá nos vamos sin más gatillazos pero secos y dilatados como una parturienta. ¿Nada peor nos puede pasar, no?, ¿O sí?
SI.
A eso de la tres de la tarde un par de gendarmes de tráfico nos dan el alto en una recta de unos siete kilómetros. Estamos por pedirles agua. Que si el pasaporte por aquí, que si el visado por acá y que si no llevas el casco chaval. Joder con la multa. 50 Manats (50 €) de regalo.
No, no, si hay cosas peores. Y estaban por llegar.
Adolfo es el rey del absurdo por lo que hasta cierto punto es normal que a los veinte kilómetros otra patrulla de gendarmes sin fronteras nos hayan clavado otra multa por no llevar la luz puesta. ¡A las cuatro de tarde! ¡En pleno desierto!
No, no hay cosas peores…

HAY COSAS PEORES – GRADO V
Lo bueno es que nos hemos hecho con agua. Lo malo es que el litro de agua vale 1 €. Y el litro de gasóleo 0,5 €. Está claro que es lo que tenemos que beber.
La etapa ha terminado, son las ocho de la tarde y estamos cerca de Gyanja, una ciudad de renombre. Nosotros nos hemos quedado a las afueras, a dormir de monte.
Y os preguntaréis... ¿Cuál es el colmo de un ciclista?
Pues tener los ligamentos de las rodillas como melones. Peor que eso no hay nada. Ya no hay cosas peores.
Pero tampoco dramaticéis. Se ha ido para el saco con unos antiinflamatorios y animado como una “cheer leader”.
Mañana veremos. Chao.

jueves, 11 de septiembre de 2014

DÍA 108: THIRTEEN COUNTRIES

Etapa 76: Tbilisi, Georgia - Kechasger, Azerbaiyán  123 Km
Salida: 12:00
Llegada: 20:00
Acumulado: 6716 Km

¡SOMOS LA LECHE! Y con Azerbaiyán ya son trece naciones las que nos hemos papado. Trece patrias y trece grandísimos momentos que nos han ofrecido cada una de ellas.
Adolfo, que durante sus 123 Km de Babieca va más aburrido que oír un partido de ajedrez por radio, le ha puesto un titular  a cada país:
  1. España: ¡Viva el camino de Santiago!
  2. Francia: Atropéllame bien y no mires con quién.
  3. Italia: Como un Ferrari.
  4. Eslovenia: El paraíso existe.
  5. Croacia: 330 kunas dan para un año.
  6. Bosnia: Malditas guerras religiosas.
  7. Montenegro: Visto y no visto.
  8. Albania: Afrikáners en Europa.
  9. Macedonia: ¡Toma pirimetria!
  10. Grecia: Adolfopoulos y sus perros-toulos.
  11. Turquía: ¡Dale al Kebab! 
  12. Georgia: Atrapado entre embajadas.
  13. Azerbaiyán: Desiertos sin fronteras.

Bien, después de este momento supositorio os contaré que en cuanto entramos en Azerbaiyán  nos metimos en un desierto infinito. Hablando de entradas, la frontera Georgia - Azerbaiyán está muy militarizada y nos dieron un poco la brasa. Por suerte ese visado tan duramente peleado en Tiblisi nos ha abierto las puertas de este maravilloso país.

Deberían poner bienvenidos al desierto.

Lo que sufrimos todo el día fue un bochornazo tremendo. Esto es peor que echar un polvo debajo de un plástico, os lo aseguro. Adolfo me ha cargado de agua hasta las manillas.
La etapa ha sido durísima y debimos parar antes pero, como Adolfo es de la teoría de “si no entra trae un martillo más grande”, hemos tirado hasta la extenuación.

Los desiertos como veis no tienen porque ser de arena,
basta con que tengan un calor del carajo y no haya una sombra.

Ahora ya está metido en el doble techo deshecho. A ver cómo se levanta.
Donde dormimos es de impresión. Adolfo antes de salir me dijo que este es el desierto arbustivo de Azerbaiyán, una estepa árida de 64000 Km2 (que enlaza con el desierto de Irán) y que su estado de conservación está en peligro crítico. No tiene mucha bichería pero abunda la gacela persa, una rareza del desierto. A ver si vemos alguna.
Ya os contaré. Chao…
(Os dejo un vídeo...)


miércoles, 10 de septiembre de 2014

DÍA 107: VISADO Y REVISADO

Tblisi 0 km 
Acumulado: 6593Km

A todo cerdo le toca su San Martiño. Aunque la de Adolfo (la matanza do porco, valga la redundancia) ha sido un poco larga porque le han estado metiendo el cuchillo durante dos semanas y hoy por fin ha parido los chorizos. ¡Habemus visadum!

Lo más bonito de la embajada es la bandera.
¿Es una visa o un anuncio de busca y captura?

O lo que es mejor, podemos entrar en Azerbaiyán y Kazajistán, lo que nos acerca terriblemente a la China. Aunque no exageremos. Los visados de Uzbekistán, Tayikistán y China aún se tienen que parir y como veis el tema no es sencillo.

Pero bueno, para qué preocuparse. El primer reto está ganado y como quien llega sano a su destino, se ríe de los porrazos del camino, Adolfo ha llegado al hotel más contento que un demonio.

Y para redondear el día por fin ha saldado sus cuentas pendientes conmigo y todo lo que tenía sin colocar o mal colocado ha sido revisado. Vamos, que el tío se ha hecho un dos por uno.
Compañeras y compañeros mañana vuelve la acción: las carretas atestadas de camiones, las noches al raso del monte, los días pasados por agua, los bocadillos de Nutella… vuelve la vida loca, vamos.
La verdad es que ya nos apetecía. Adolfo estaba loco por ponerse en marcha. Y eso que ha llevado bien lo de pasarse dos semanas empantanado en un sitio. Yo lo he pasado bastante peor. Solo me sacaba muy de vez en cuando y en general para ver cosas de no demasiado interés.
Pero mañana volvemos a lo nuestro, a esa locura que nos hemos propuesto hace casi tres meses: llegar a la China. Y con vuestra ayuda y la de los astros seguro que lo conseguiremos (y si los de las embajadas no son tan especialitos mucho mejor, ¡qué carajo!…)
Hasta mañana.

martes, 9 de septiembre de 2014

DÍA 106: EL BUENO, EL FEO Y EL MALO

Tblisi 0 km 
Acumulado: 6593Km

Hoy el día tuvo miga y aviso, me cogéis con los hierros calentitos. Porque un equipo es un equipo y la unión hace la fuerza. Yo te llevo a ti a la China y tú vas asistiendome de piezas y recambios por el camino. Pues eso. Que hoy era el día de las reparaciones, vamos… pero al Adolfo no le vi el pelo…

El día comenzó lleno de buenas intenciones. Adolfo, herramientas, recambios, un garaje… todo perfecto. Empezó a trabajar y… ¡joder, tres minutos de curre! El tío es más rápido que una gallina en Kenia, porque exactamente en el minuto cuatro estaba recogiendo para irse. ¡TDHA del carajo!

La realidad es que tuve la mala suerte de que nada más empezar a currar apareció por la puerta un iraquí y claro, excusa perfecta para que el nene dejara el chollo. Se puso de cháchara con él y si te he visto no me acuerdo. El tío es más jodido que la leche ácida.

  • Pues nada hombre, recojo y vamos – fue lo último que le escuché. 

Los dos fueron tres, porque se les unió un irlandés, y parece ser que el trío calavera se ha ido de excursión a un pueblito cerca de aquí donde había una especie de feria del vino. ¡La leche! Una feria del vino en Georgia, eso es digno de ver.

Además de un ferión... el pueblo es de impresión...


La propuesta vino del irlandés, un tío más feo que las nauseas, y al que le gusta más el alcohol que a un tonto una piruleta.
Pues eso amigas, a las doce allá se fueron los tres. Un iraquí abstemio que se cansó de pagar rondas pero que se partía de risa con Adolfo, un irlandés feo como el culo de un mandril dispuesto a beberse media Georgia, y un cabronazo (perdón, el malo) en su salsa perfecta: vino, comida y un tío que le invita a todo (el iraquí, el bueno).

En la Ronda Don Bosco colgaba yo a Adolfo.

La película no sé cómo acabará. Por aquí a estas horas no han vuelto. Menos mal que la embajada de Kazajistán abre de tres a cinco de la tarde que si no…
Sobre ese tema os hablaré mañana. A ver, a ver…

lunes, 8 de septiembre de 2014

DÍA 104 - 105: TRAS EL RASTRO DE LA SÁBANA SANTA

Tblisi 0 km 
Acumulado: 6593Km

Menudo fin de semana. El Adolfo se nos está cambiando. Ahora al tío le ha dado por la exploración y la investigación, así que el fin de semana ha sido movidito. 
Todo comienza cuando conoce a Helmut, un alemán hippie que viaja por el mundo con su hija y un Ford K. ¡Qué poco original lo del coche, la verdad! Donde se ponga como transporte una bicicleta que se quite todo lo demás.
El caso es que Helmut, un tipo bohemio y encantador, le propuso a Adolfo viajar este fin de semana por el desierto hasta Davit Gareja, un monasterio impresionante excavado en roca situado en la región de Kakheti.

La historia, por lo que me ha contado Adolfo,  es que hacia el siglo V d.C. un pequeño grupo de monjes georgianos se alejó del resto de la sociedad para buscar un lugar de paz y tranquilidad. Después de varios días deambulando por el desierto se encontraron con una montaña aislada, donde se asentaron y crearon el primer núcleo de una comunidad monástica que ha sobrevivido hasta hoy.
Por lo visto hay 5.000 celdas excavadas en la pared rocosa, que dan a un valle desértico con vistas a Azerbaiyán. Hay capillas, comedores, iglesias y todas las instalaciones necesarias para la vida del monasterio, algunas de las cuales aún conservan los frescos del siglo VIII al XIII. El sitio es de impresión. ¡Y todo ello excavado en roca! Flipa…

Hoy no comento. ¡Qué carajo!
Que me hubiera llevado.





Pero lo que más le llamó la atención a Adolfo es que los georgianos reivindican que la sábana santa estuvo allí guardada. La tuvieron los santurrones de Davit Gareja y sus secuaces hasta que algún mamarracho en el nombre de Cristo se la llevó a Turín.

Por otra parte Adolfo venía muy impresionado del desierto. Dice que la noche en él es indescriptible. Pues preparémonos porque esa zona nos coge en la ruta hacia Azerbaiyán.

Para llegar a los monasterios había que pasar por unos paisajes de impresión.
Un geólogo aquí lo flipa.

Nada más colegas, aquí termina el fin de semana, de lo más interesante como veis. 
A mí, el capullo me tiene un poco abandonada, aunque no me quejo. Me ha prometido que este lunes (víspera de la entrega del visado) la tomará conmigo. Espero que sea para bien. Chao

sábado, 6 de septiembre de 2014

DÍA 103: EL INGLÉS EN 15 FRASES

Tblisi 0 km
Acumulado: 6593Km

Estas dos semanas de parón en Tblisi le están viniendo a Adolfo de maravilla. El chaval tenía dos asuntos pendientes que aquí está pudiendo desarrollar.
El primero de los ellos era recuperar peso. Aquellos doce kilos que dejó por centro Europa y Turquía han encontrado a Adolfo de nuevo y se están agarrando a su abdomen con locura. Claro que "así come el mulo, así caga el culo" y ya van dos atascamientos de las estrechas cloacas de este hotelito georgiano.
La segunda cosa para la que está siendo utilísimo este descanso es para mejorar su exiguo inglés. Os recuerdo que estamos hablando de un tío que utilizaba “HelloKitty” para decir buenos días y “of course” para decir hasta luego.
Aquí en el hotel hay un polaco que es un tipo cojonudo. Licenciado en económicas está trabajando en la Universidad y por fortuna para Adolfo le encanta la terraza (la que tiene el hotel en el piso 16), las bicicletas y la cerveza. Como veis es la ecuación perfecta para coleguear con Adolfete.

Está claro que la birra española sabe mejor.

El caso es que Fred (así es como se llama nuestro amigo) está enseñando a Adolfo algo de inglés. Eso sí, el inglés en quince frases, las que Adolfo considera preponderantes.
Bien, pues en este repertorio de frases indispensables para Adolfo encontramos:

  1. Send eggs! --- Manda huevos! 
  2. I can´t with my soul --- No puedo con mi alma.
  3.  Taking A Shit --- Me voy a Cagar.
  4. You hallucinate little cucumbers. --- Alucinas pepinillos.
  5. It is not turkey mucus. --- No es moco de pavo.
  6. The mother who gave birth to him. --- La madre que lo parió.
  7. Sissy the last. --- Maricón el último.
  8. For if the flies. --- Por si las moscas.
  9. Your pan has gone. --- Se te ha ido la olla.
  10. Go out by legs. --- Salir por piernas.
  11. Lets go, Do not fuck me. --- Vamos, no me jodas.
  12. Shit little parrot --- Cágate lorito.
  13. Morning-singer --- Cantamañanas.
  14. To fuck the female pig. --- Joder la marrana.
  15. To put in a cigar. --- Meter un puro. 

Ahí tenéis el repertorio. No os fiéis de la exactitud de las frases. Recordad que Adolfo habla Adolfino.
De momento se las está aprendiendo porque, según él, con estas 15 frasecitas se puede llegar al fin del mundo… y por supuesto a China.
Bueno, está claro que la intención es lo que cuenta. Veremos si amplia su lista. Ya os contaré. Mañana más…


viernes, 5 de septiembre de 2014

DÍA 102: TODO POR LA GAITA

Tblisi 0 km 
Acumulado: 6593Km

Va a ser cierto que eso de la fama es una pesada losa. Es lo que tiene el precio de la gloria mediática. Y Adolfo hoy casi roza con el limbo de los dioses artísticos… o no.

Ayer os comenté que Adolfo tenía que pasarse hasta el martes en Tiblisi esperando por el visado de Kazajistán. Así que hoy tocaba buscarse como estar entretenido por aquí. Para empezar he tenido suerte porque, aunque Adolfo es muy de “no dejes para mañana lo que puedas evitar definitivamente”, este mediodía me ha vuelto a montar todas las piezas que me había sacado. ¡Gracias a Dios!
Bueno, no todas. Porque a eso de las doce hora española (aquí son dos horas más, las dos) le ha llamado un periodista de la TVG para hacerle una entrevista. Querían que Adolfo saliera en directo en el programa que tienen por la tarde. ¡Menuda pasada! Lo que nos faltaba con Adolfo, que anda más creído que un marrano estrenando lazo.

¡NIIIIIIIIIIIN! (sirena) PROBLEMA: ¿con qué cámara conectamos a nuestro nuevo Chuck Norris? Porque claro, maquillaje sí tenemos (¡oh perdón!, esa parte oscura de Adolfo no os la había contado) pero cámara…
Bueno, pues con el Skype.


¡NIIIIIIIIIIIN! (sirena) PROBLEMA: la cámara del teléfono móvil va a ser muy cutre. El periodista le comenta a Adolfo que mejor en un ordenador. Chuck Norris le dice que yes OK, que no hay problema y quedan a las cinco para la entrevista.
¿QUÉ NO HAY PROBLEMA? Pero si no sabes si en el ordenador del hotel te van a dejar.
Nuestro amigo Chuck ya es famoso en el hotel por gracioso. Así que el tío, más salado que una bola de mocos, fue a la recepcionista a contarle lo de la tele, lo de la webcam, lo de la emisión en directo… Nuestra chica necesitó cinco minutos para entenderle, a los que hay que sumarle los diez minutos de risas que se echó.

¡NIIIIIIIIIIIN! (sirena) PROBLEMA: En el hotel no tienen webcam… Y además la chica no estaba muy convencida.
Finalmente la chiquita aceptó pero le dijo a Adolfo que de la webcam se ocupara él. Eran las 16:30. Joder, la conexión es para las cinco.
Allá veis a Chuck Norris corriendo como un loco a comprar la webcam a un centro comercial. En el primero nada, en el segundo tampoco… sí, en el tercero. Vuelta al hotel.

¡NIIIIIIIIIIIN! (sirena) PROBLEMA: nuestra chica ha cambiado de idea porque no se atreve a descargarse el programa. 16:50.
No hay problema. Nuestro Chuck Norris particular sale escopetado al hotel de la esquina de cuatro estrellas, les explica de qué va todo, les pregunta si tienen Skype, webcam, ganas de aguantarle. El recepcionista mira para todos los lados en plan: “¿esto es una cámara oculta, no?”… pero acepta.

¡NIIIIIIIIIIIN! (sirena) PROBLEMA: dan las 17:00, las 17.10, las 17.30 y ni Dios llama, con el consiguiente descojone de los clientes del hotel que se habían congregado alrededor de Chuck Norris.
Chuck: ¡me cago en tos los muertes de…!

El final de la historia es el más tierno. Se vino a verme, más tocado que el timbre de un puticlub. Se compró una birra y acabo la faena que con la llamada de la fama había dejado sin rematar. Así me gusta, Chuck Norris ha vuelto a convertirse en Adolfo.
A ver si no hay más sobresaltos mañana, je, je. Ya os diré.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

DÍA 101: BUENAS MALAS NOTICIAS

Tblisi 0 km 
Acumulado: 6593Km

Y llegó el día. A las 9 en punto de la mañana el Adolfete se plantaba delante de la embajada de Kazajistán. ¡Matao! No habría hasta las 10:30.
Paseazo por el centro de la ciudad.
A la hora exacta de apertura entró en la embajada con su inglés semifluido… o semisólido. No lo debió de hacer tan mal porque la señora que le atendió, amabilísima y a lo Chavela Vargas, le dijo en su englishkazajo:

  • Muy bien señor, cubra esta solicitud y después la trae con 60 €. 

¡Toma visado kazajo!
Atención al nene cubriendo la solicitud en inglés.

  • Adolfo: ¡Putada!... ¿Aquí pone nombre del padre o de la calle?, joder, porque no atendería en las clases del Rambo. Dios le da pan a quien no tiene muelas. Si lo de los cambiazos para aprobar COU no me podía traer nada bueno.


Toca preguntar a nuestra Chavela Vargas en españolenglish:

  • Adolfo: Perdone, ¿qué tengo que poner aquí, nombre de padre o de la calle?
  • Chavelita: sexo. Por cierto recuerde cubrirla toda y luego traérmela con 60 €.

Está clara la información preponderante. Pero Adolfo sigue a lo suyo con su solicitud.

  • Adolfo: Disculpe, ¿qué tengo que poner aquí, día de salida o de entrada?
  • Chavelita: Tipo de profesión. Por cierto, recuerde que tras cubrirla toda debe usted venir por aquí a sellarla y pagar 60 €…

Joder con la Chavela. Vente por la embajada sin dinero y llevas un nabo...
Y así siguió Adolfo con su solicitud de ambiguo significado y Chavelita con sus 60 €.
La buena noticia es que Adolfo consiguió cubrir todo la solicitud. La mala es que hasta el próximo martes nada de nada. Ese día le entregan el visado.
Estamos así. Otra cosa buena es que Adolfo, con 60 € menos en la cuenta, se ha pasado la tarde remontándome. Es de agradecer.

Acabó la solicitud y se fue a un bar temático de Elvis a escuchar canciones en Inglés. Cachondo el tío...

Quedan aquí cinco días de espera. Creo que está tramando algo pero eso os lo cuento mañana. Chao.

GRACIAS

Querido amiguito o amiguita. 
Estas letras están escritas con el corazón. Con el corazón de alguien al que has ayudado. Por desgracia algo tan simple como echar una mano a alguien se está convirtiendo en un hecho extraordinario.
Ahora estoy en deuda contigo.
Gracias por ayudarme a cumplir un sueño.


Adolfo

DÍA 100: EL CENTENARIAZO

Tblisi 0 km 
Acumulado: 6593Km

Colegas, la cosa tiene merito. Cien días acuestas con el Adolfo por medio mundo “palante” son la caña. Aquí me tenéis, un centenar de jornadas después de aquel 26 de mayo cocinando en el puchero la sopa China.
Ahora pensad una cosa, lo mío tiene coraje. Porque cien días aguantando a un tipo que se levanta por la mañana con un bocadillo de nutella en la boca y se acuesta roncando como un tractor es de medalla de oro.
De todas formas no me puedo quejar, porque ya sabéis que aunque el cerdo sea blanco la morcilla es negra y Adolfo a pesar de ese lado gruñón que tiene es un tío increíble. Sino no llevaría con él treinta años.
Esta enmarañada aventura, gracias a vosotras y vuestras 300 visitas al día (que nos han puesto al borde de las 30 000 visitas), se me está haciendo muy fácil. Me siento fantásticamente acompañada y eso es vital en un viaje como este, de larga distancia.
A Adolfete lo veo estupendete. Animadísimo. El también tiene mucho que agradeceros. El crowdfunding del Proyecto Babieca ha llegado a los 700 €, algo impensable cuando empezamos. Os aseguro que cada euro recaudado está bien empleado (en mis llantas han caído unos cuantos cuartos) y nos responsabilizan en nuestra misión.

Gracias, de corazón
Ahora os dejo con Adolfo que también os quiere dar las gracias. Yo por mi parte os prometo que mañana estaré aquí de nuevo para contaros todas y cada uno de las cosas que nos pasan.

Querido amiguito o amiguita. Estas letras están escritas con el corazón. Con el corazón de alguien al que has ayudado. Por desgracia algo tan simple como echar una mano a alguien se está convirtiendo en un hecho extraordinario.
Ahora estoy en deuda contigo.
Gracias por ayudarme a cumplir un sueño.
                                                                                                                                                Adolfo

martes, 2 de septiembre de 2014

DÍA 99: DOS RUTAS Y UN DESTINO

Tblisi 0 Km
Acumulado: 6593 Km

Amigas, hoy toca un poquito de geografía y un poquito de incertidumbre. Así estamos, aprendiendo como burros Adolfo y yo el mapa político de Asia central y compañía. No hay capital de los –istán que se nos resista. A China no sé si llegaremos pero para un examen de la ESO de Ciencia Sociales vamos sobrados.

Adolfo anda estos días barruntando todo el rato. Es curioso cuando este hombre se preocupa porque se pone más seco que una alpargata. No es que la cosa esté entre estudiar en Oxford o Cambridge pero es cierto que este desbarajuste de los visados le está haciendo ver el mapa más de lo deseado.

Para los no iniciados os diré que este miércoles vamos a intentar conseguir el visado de Kazajistán. De no dárnoslo en 48 horas nos piraríamos a Bakú (Azerbaiyán) a ver si allí tenemos más suerte. Tal vez sí… o tal vez no…  la verdad es que Tiblisi se nos está haciendo más largo que una meada cuesta abajo.
En cualquier caso, como más vale prevenir que amamantar,  el “mediohome” está estudiando todas las posibilidades por si la cosa se complica mucho.

Os adelanto ya que uno de los hándicaps con los que nos encontraremos nada más llegar a Bakú es conseguir el visado de Uzbekistán. Como sea otro lío de espera igual que en Tblisi vamos a llegar con la cuenta corriente como el culo de un mandril… pelada. Y eso que andamos a gastar menos que los frenos de un barco, os lo aseguro.
En esas estamos. Actualmente dos son las rutas preponderantes: la del norte, si todos los visados se nos hacen imposibles; y la del sur, que es la que realmente queremos hacer si nada se tuerce.
Os dejo los mapas con las opciones para que aprendáis algo de estas regiones ex soviéticas tan alejadas de nuestros mundos.

Esta es la opción 1 y tiene un 99% de posibilidades de ser la elegida.
Esta es la opción 2, también llamada gran putada.


Y como al mal tiempo buena cama aquí lo dejamos. Mañana más cositas, prometido.

lunes, 1 de septiembre de 2014

DÍA 97 Y 98: TURISTAS SIN FRONTERAS

Tblisi 0 km 
Acumulado: 6593Km

Un gran viaje debe de albergar todo tipo de circunstancias. Nosotros las hemos tenido de todos los colores: calor, frío, hambre, enfermedad, vieja muerta, inmigrantes sorprendidos, vientos del Sahara, papadas increíbles, noches interminables, atropellos fortuitos, rescates a media noche…

Pero en esta chinada de aventura nos faltaba algo muy importante: el turisteo freekie.
En el modelo de viaje de Adolfo eso de andar por ahí de turista pijolas pincha fotos no estaba registrado. Claro, eso hasta que ha llegado a Tblisi y el destino le ha obligado a buscar alternativas a su entretenimiento hasta ahora principal: machacarme las bielas por esas cunetas de dios. Así que, como no hay mejor manera de evitar las tentaciones que caer en ellas, ha dedicado este fin de semana a turistear de lo lindo por esta maravillosa ciudad.

El sábado por la mañana se ha ido a la zona vieja, que por lo que me ha dicho merece la pena visitar. Todavía guarda muchas reminiscencias de su pasado soviético, además de albergar edificios de más de cien años. Desde allí ha subido en funicular a un mirador desde dónde dicen se puede ver hasta el Mar Negro (eso no se lo traga nadie).

El fantasma de la opera.

Después el meapilas se ha ido al centro de la ciudad para montar en teleférico. De su experiencia en este artilugio os dejo aquí un documento sin precedentes:



El sábado a la tarde se ha pirado de nuevo al parque de atracciones, parece que con la juerga del otro día no le llego.

¿Dónde está Tato?
Mira el cabronazo en que sitios lo pone.
Ganadora del último día María.

A última hora de la tarde llegó lo más simpático del día. El muy meloncete se ha ido a recibir unos masajes especiales que parece que tienen mucho éxito en la comunidad georgiana. Se llaman masajes thor, o algo así. El tío iba todo emocionado a ver si le descontracturaban hombros y piernas: menudo nabo que no llevo. Un tío de más o menos dos metros de altura se le ha colado en la cabina, le ha hecho beber un ungüento, le ha untado el vientre con una especie de mantequilla y le ha puesto dos piedras calientas en la barriga. Luego se ha pirado. Más o menos pasados quince minutos ha vuelto muy sonriente, le ha pedido 5 euros, le ha dado las gracias en vasco por venir y si te he visto no me acuerdo.
De no ser más corto que las piernas de Torrebruno habría visto que estos no masajes los recomiendan para la circulación gastrointestinal. ¡Dios nos coja confesados! Menos mal que dormimos de hotel. En fin, justo lo que Adolfo no necesitaba.

Por la noche, previo paso por el hotel (y taza del váter), ha salido con su amigo polaco Fred. Fred es un tipo de Varsovia que está haciendo al revés nuestro viaje... en una moto de cincuenta años. Es un poco raro, pero buen tipo.
Ni os comento a qué hora llegaron. Baste decir que Adolfo se ha levantado a las seis, se ha puesto el mono de mecánico y me ha desmontado de arriba abajo.
¿Pero qué habrá tomado esta noche?
¡Será cabronazo! Qué culpa tengo yo de que se aburra. Venga hombre, que yo no me meto con nadie. Los frenos por un lado, el manillar por otro, cadena por aquí, ruedas por allá y hasta un pedal me ha quitado el capullo. El tío es más perro que Niebla.

Está cogiendo una polución esta ciudad que como no llueva pronto el chaval me va a pillar asma.

En fin, así poco más o menos se nos ha ido el fin de semana. Ahora llega la semana en la que deberíamos conseguir entre el miércoles y el viernes el visado de Kazajistán. Ojalá, porque sino este es capaz de tenerme toda la semana descapullada.
Ya os contaré. Chaito.